El comisario de Empleo de la Unión Europea (UE), Lázsló Andor, propuso este martes rebajar las cargas sociales de los empleos peor remunerados e incrementar las de los sueldos más altos, de manera de compensar fiscalmente la medida con la que se busca beneficiar a los sectores de menores recursos.

Según Bruselas, esto ayudaría a impulsar el deprimido mercado laboral del bloque comunitario, con tasas de desempleo por encima del 10%, de acuerdo con un despacho de la agencia de noticias DPA.

"Impulsar la demanda laboral de trabajadores con sueldos bajos, muchos de los cuales tienen poca formación, es crucial en el actual contexto, con alto desempleo entre los poco cualificados", dijo Andor en un seminario sobre el tema en Bruselas.

Argumentó que "teniendo en cuenta que los (trabajadores) peor pagados son más propensos a consumir más de su renta disponible que los grupos con mayores ingresos, yo esperaría que esta redistribución fiscal aumente la demanda agregada en una grave recesión económica como la actual", argumentó.

Según explicó, Finlandia, Alemania y Francia ya aplicaron reducciones a las contribuciones de los empresarios a la seguridad social como sistema para potenciar el empleo.