Nueve países europeos llamaron a que exista una mayor liberalización de los servicios en la Unión Europea, en un momento donde el alto desempleo plantea el riesgo de que se cree una generación perdida de trabajadores.

Los primeros ministros de Gran Bretaña, Dinamarca, Polonia, Estonia, Holanda, Finlandia, Suecia, Lituania y Letonia efectuaron el llamado antes de la reunión europea esta semana, donde se discutirá un paquete integral de medidas contra la crisis de la deuda de la zona euro.

"Cuando uno de cada cinco personas jóvenes es incapaz de encontrar un trabajo, más de cinco millones de personas en total, nos arriesgamos a encontrar una generación de trabajadores europeos perdidos", dijo el comunicado.

La liberalización de los servicios, que componen cuatro quintos de la actividad económica regional, estimularía la economía con 140.000 millones de euros (US$198.000 millones), aseguró la carta.

"Muchos sectores permanecen cerrados por la opaca, desproporcionada y disparatada regulación", aseguraron los países firmantes.

Los líderes de los 17 países que comparten el euro accedieron el pasado 11 de marzo a implementar una serie de reformas que incluyan "más apertura de sectores protegidos por medidas tomadas a un nivel nacional, con el objetivo de quitar las restricciones injustificadas al sector profesional y minorista".

La segunda prioridad estipulada fue la apertura de los mercados europeos y globales a través de tratados y también evitar cargar con nuevas regulaciones.