Bruselas. El crecimiento económico de la zona euro se desacelerará bruscamente el año que viene, porque una confianza más débil está menoscabando la inversión y el consumo, al tiempo que las políticas fiscales más rígidas reducen la demanda interna, dijo este jueves la Comisión Europea.

"El crecimiento se ha estancado en Europa y existe el riesgo de una nueva recesión", dijo este jueves el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn.

En sus previsiones semestrales para los 27 países de la Unión Europea, el brazo ejecutivo de la UE dijo que esperaba que el crecimiento económico de los 17 países que comparten el euro se desacelerará al 0,5% en el 2012, desde el 1,5% previsto para este año.

El crecimiento repuntará al 1,3% en el 2013, según las previsiones de la comisión. El Banco Central Europeo dijo en septiembre que esperaba que el crecimiento de la eurozona se situara entre el 0,4% y el 2,2% en el 2012 tras un 1,4%-1,6% este año.

La Comisión Europea espera que la economía de la zona euro se contraiga un 0,1% trimestral en los últimos tres meses del 2011 y prevé un estancamiento en el primer trimestre del 2012.

"No esperamos una recesión según nuestro escenario base. Pero la probabilidad de un periodo prolongado de estancamiento es alta. Dado la inusualmente alta incertidumbre que rodea las políticas, una profunda y prolongada recesión complementada por las continuas turbulencias del mercado no es descartable", dijo la comisión.