Buenos Aires. Empresas argentinas se lanzaron a la mayor oleada de recompras accionarias de la década, según una revisión de Reuters. Las firmas dicen que las recompras muestran fe en los precios de sus acciones, pero analistas escépticos ven en ello dudas, lo que podría indicar que la economía se encamina a una recesión.

La última vez que las compañías argentinas se embarcaron en programas de recompra a gran escala fue durante la crisis financiera de 2008-2009, que sumió a Argentina en una recesión. Otra vez fue en 2002, cuando el país dejó de pagar su deuda externa y la economía colapsó.

Seis compañías anunciaron nuevos planes de recompra de acciones por un total de US$721 millones este año, lideradas por la energética Pampa Energía con un plan de US$400 millones, mostró la revisión realizada por Reuters.    

En documentos presentados y entrevistas con Reuters, las compañías dijeron que una amplia ola de ventas de activos argentinos, en medio de una corrida cambiara, había deprimido los valores de los títulos.

Las recompras accionarias protegerían los precios de las acciones y eventualmente recompensarían a los inversores que se aferraron a ellos, dijeron las fuentes.    

Los analistas señalaron que eso tenía sentido financiero, pero recordaron que las dos oleadas anteriores de recompras coincidieron con las recesiones de 2009 y 2002.    

Seis compañías anunciaron nuevos planes de recompra de acciones por un total de US$721 millones este año, lideradas por la energética Pampa Energía con un plan de US$400 millones, mostró la revisión realizada por Reuters.

"Son respuestas políticamente correctas. Es lo que tienen que decir", dijo Marcelo Trovato, un analista de Pronostico Bursátil en Buenos Aires, quien calificó el aumento de las recompras como una "muy mala señal".    

"El mercado de capitales se anticipa lo que va a acontecer en la economía real", afirmó.

Tras el auge bursátil por la agenda de reformas anunciada por el presidente Mauricio Macri, el índice líder Merval cayó hasta un 30% desde su máximo histórico de este año.    

Las acciones de Pampa se desplomaron hasta un 33%, lo que llevó a la compañía a dedicar US$400 millones a recompras, dijo la ejecutiva de relaciones con inversionistas, Lida Wang.

Agregó que Pampa había presupuestado US$650 millones en gastos de capital para este año, principalmente en plantas de energía, parques eólicos y gas de esquisto, y no reduciría sus gastos a pesar de los temores a una inminente recesión.

"No es que vamos a postergar inversiones de capital porque vamos a hacer recompras de acciones", dijo Wang. "Recompras de acciones es algo más por motu proprio para ascender la acción y para dar un señal que nosotros confiamos en estos activos y vemos que están muy baratos", afirmó.    

Dos empresas que Pampa controla, la distribuidora de electricidad Edenor y el transportista de gas TGS, también han anunciado recompras por US$40 millones y 1.700 millones de pesos (US$62,44 millones), respectivamente.

 

Dinero fresco. Tanto Pampa como Sociedad Comercial del Plata, un conglomerado con participaciones en energía y entretenimiento, planean comprar unos 600 millones de pesos (US$22,04 millones) en acciones. Las empresas dicen que las reservas de efectivo, más grandes de lo habitual después de recientes ventas de activos, hicieron que las recompras fueran una elección lógica después de que cayeron los precios accionarios.

"¿Quien quiere tener liquidez inmovilizada en pesos, cuando su valor se deteriora diariamente?" dijo Luis Pereiro, profesor titular de finanzas corporativas internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella en Buenos Aires, y agregó que las empresas prefirieron las recompras a los dividendos porque están gravados con una tasa más baja.    

El presidente de la Sociedad Comercial del Plata, Ignacio Noel, dijo que reservó el 20% de su liquidez para recompras, y el resto se destinó a gastos de capital o posibles adquisiciones. El gasto de capital se mantendría estable este año en alrededor de US$60 millones de dólares, añadió.    

Otras compañías que han anunciado planes de recompra incluyen a banco Banco Macro y Cresud, que tiene propiedades agrícolas e inmobiliarias.

Un portavoz de Banco Macro señaló que la compañía aún no había comenzado a ejecutar su programa de recomparas por 4.500 millones de pesos (US$165,32 millones), mientras que un portavoz de Cresud se negó a comentar.