Los ministros de Economía y los presidentes de los Bancos Centrales de los doce países que integran la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán este viernes en Buenos Aires para acordar medidas que permitan a la región hacer frente a los embates de la crisis global.

Ésta será la segunda reunión en Buenos Aires del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas de la Unasur, que planea definir un plan de acción para el bloque, que tiene unos 392 millones de habitantes y representa el 5,9% del PIB mundial.

La reunión iba a realizarse inicialmente a finales de octubre pasado, pero se canceló por la imposibilidad de los funcionarios de llegar a Argentina por una nube de cenizas volcánicas.

En agosto pasado, cuando se celebró en Buenos Aires la primera reunión del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, los ministros acordaron estudiar medidas conjuntas en las áreas de comercio, manejo de las reservas monetarias y las instituciones financieras regionales.

En concreto, resolvieron crear tres grupos de trabajo que deberán definir acciones concretas para presentar a los ministros en la reunión del próximo viernes.

Uno de estos grupos, coordinado por Colombia y Ecuador, debía definir medidas de cooperación técnica en lo referente al manejo y movilización de las reservas internacionales, que suman unos $570.000 millones en el bloque.

A otro grupo, coordinado por Venezuela y Uruguay, se le encomendó estudiar cómo impulsar el uso de monedas de la región para el comercio dentro del bloque, de modo de aumentar los intercambios intrarregionales, y analizar mecanismos de financiación al comercio.

Un tercer grupo, coordinado por Brasil y Chile, tiene la misión de revisar el Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) y de estudiar el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre).

Por otra parte, los países fundadores del Banco del Sur (Argentina, Venezuela, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador) se han comprometido a acelerar su lanzamiento con vistas a contar con instrumentos de financiación a largo plazo y han invitado a sumarse a la entidad a los otros miembros de la Unasur.