Lima. Los ministros de Hacienda de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) expresaron en Lima su confianza en la estabilidad de sus economías y la posibilidad de enfrentar con éxito la crisis financiera que afecta a Estados Unidos y Europa.

Tras participar hoy en una reunión extraordinaria de ministros, el titular de Economía de Perú, Luis Miguel Castilla, afirmó: "la crisis de confianza está en el norte", mientras que "en el sur tenemos mucha confianza y vemos con mucho optimismo nuestras propias fortalezas".

Castilla agregó, en una rueda de prensa, que la región suramericana tiene actualmente "la capacidad de hacer frente a cualquier embate que venga y enfrentar de manera conjunta cualquier incertidumbre que se presente".

El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou , apuntó: "por primera vez, nuestra región no genera crisis, sino que la tiene que resolver y le está dando respuestas a sus poblaciones", tras lograr mantener el crecimiento económico y los puestos laborales con "políticas contracíclicas" (alza de demanda).

"Lo que está ocurriendo en Europa y Estados Unidos aún no ha afectado a nuestros países, pero tenemos la batería de herramientas necesarias para enfrentarlas con crecimiento y con inclusión social", agregó Boudou a los periodistas.

Los titulares de Hacienda se reunieron durante tres horas en la sede de la Cancillería peruana para evaluar los temas del encuentro de ministros y presidentes de los bancos centrales de la Unasur que se realizará el próximo viernes 12 en Buenos Aires, donde se espera alcanzar acuerdos concretos.

Los asuntos abordados fueron los riesgos de la economía mundial, el rol de las políticas macroprudenciales, el fortalecimiento de la supervisión del sistema financiero y la profundización del intercambio regional.

Boudou dijo que Suramérica tiene "un intercambio regional cada vez más importante" y ese es uno de los tópicos en los que se tiene "que profundizar para no estar afectados por las crisis del exterior".

Castilla indicó, por su parte, que el objetivo de la reunión fue: "darle a la población y a los agentes económicos la confianza de que no solamente estamos manejando de manera adecuada nuestras economías, sino que estamos tratando mecanismos para potenciar esas capacidades" en forma conjunta.

El ministro peruano dijo que los países de Unasur tienen que trabajar en nuevos mecanismos de solución a partir de las herramientas financieras que tienen, como la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

"Se necesitan mayores y mejores mecanismos para hacer frente a los choques externos y a la posible caída de capitales si fuera el caso", indicó.

Castilla, que fue viceministro de Hacienda en el pasado Gobierno de Alan García (2006-2011), aseguró que Perú tiene "fundamentos muy sólidos para enfrentar cualquier embate que venga desde afuera", que se basan en un superávit fiscal de 5% del PIB en el primer semestre del año, y un fondo de estabilización fiscal de US$6.000 millones.

"Lo importante es que tenemos instrumentos y fundamentos muy sólidos, al igual que otros países, y lo importante es utilizarlos para preservar el crecimiento", puntualizó.

La secretaria general de Unasur, María Emma Mejía, declaró que la reunión mostró "la voluntad política y rapidez de respuesta" del organismo ante los temas que preocupan en la región.

La cita reunió en Lima, además de a Castilla y Amado, al titular de Hacienda de Brasil, Guido Mantega; al ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry; y a la viceministra de Ecuador, María Dolores Almeida.

Además, al ministro de Economía de Uruguay, Fernando Lorenzo Esteban; al canciller de Venezuela, Nicolás Maduro; a la directora de Presupuesto de Guyana, Sonya Roopnauth; al director de Estudios Económicos de Paraguay, Humberto Colman; y al coordinador de Asuntos Internacionales de Chile, Alfie Ulloa.