Ginebra. La Unión Europea presentó este viernes a un grupo de países clave en las negociaciones de la Ronda de Doha un plan para reavivar las estancadas conversaciones, diciendo que aún hay algunos caminos por explorar tras 10 años de tratativas.

El plan apunta a encontrar algo de terreno común entre Estados Unidos y las economías emergentes de rápido crecimiento, sobre todo China, en el punto más espinoso de las discusiones: los aranceles a los bienes industriales.

"Nuestra visión siempre ha sido que no se han explorado todas las opciones y avenidas en esta área de acceso al mercado", dijo Jean-Luc Demarty, director general de la Comisión Europea para la Ronda de Doha.

"Es por eso que sentimos que deberíamos formular ideas para estimular un mayor compromiso", afirmó en un comunicado publicado al comenzar a sesionar en la sede de la OMC la Comisión de Negociaciones Comerciales.

"Hemos buscado en los últimos días y horas comprometernos con un gran número de países (...). Para resumir el objetivo de nuestra iniciativa: intentamos demostrar que es posible y realista zanjar las brechas si existe la voluntad política", dijo.

El director general de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy, pidió a los delegados en un encuentro a puertas cerradas que no vuelvan a "la ley de la selva".

El plan de la UE, al que Reuters tuvo acceso, se concentra en los aranceles a los productos químicos, a la maquinaria y a los artículos electrónicos, y busca un abordaje a la medida para los distintos sectores industriales.

Estados Unidos dijo que estudiaría la propuesta de la UE en los próximos días.

"La pregunta clave para nosotros es si la propuesta de la UE podrá generar una nueva etapa de ofertas y concesiones entre los miembros, porque eso es lo que falta ahora mismo", afirmó el embajador estadounidense ante la OMC, Michael Punke.

Las conversaciones para liberalizar el comercio mundial han estado entrampadas desde su lanzamiento en el 2001 por las diferencias entre los países ricos y emergentes en torno a la agricultura y los bienes industriales.

El representante comercial de Estados Unidos, Ron Kirk, dijo esta semana en Washington que los países deberían seguir intentando concluir las negociaciones, pese a las diferencias.