Atenas. Los prestamistas internacionales de Grecia pidieron más claridad en los planes fiscales y de privatización de Atenas esbozados la semana pasada y esperan tener más detalles en las próximas semanas, dijeron fuentes a Reuters este jueves.

Grecia presentó planes la semana pasada para vender acciones en firmas estatales clave y hacer más ahorros presupuestarios, pero no logró calmar los temores a una reestructuración de su deuda, alimentados por declaraciones de funcionarios alemanes.

Atenas entregó ideas generales de los planes de privatización y fiscales a mediano plazo, pero no indicó suficientemente cómo pretende lograr los 3.000 millones de euros de ahorros adicionales que pretende este año, ni los 23.000 millones de euros previstos entre el 2012 y el 2015.

"Apenas hicieron algunos primeros pasos. Esto aún no es lo que esperábamos", indicó una fuente desde Bruselas. "El Parlamento espera mucho más (antes de que se entregue un proyecto de ley a mediados de mayo) y nosotros también", aseveró.

En las condiciones del rescate de 110.000 millones de euros entregado por la Unión Europea y el FMI a Grecia en mayo pasado, el gabinete griego debe adoptar el plan a mediano plazo para mediados de abril, con una aprobación en el Parlamento para mediados de mayo.

Según las metas establecidas por la UE y el Fondo Monetario Internacional durante su última visita a Atenas, el plan a mediano plazo debe incluir una descripción de medidas de consolidación fiscal permanente y su calendario, además de los topes de gasto anual para cada ministerio hasta el 2014.

El primer ministro griego, George Papandreou, dijo el viernes al presentar el plan que el proyecto tomaría cuerpo después de las festividades de Pascua.

Inspectores de la UE, el FMI y el Banco Central Europeo están por iniciar una visita de inspección trimestral durante mayo para decidir si Grecia cumplió con las metas y avanzó lo suficiente para recibir la próxima ayuda de 12.000 millones de euros en junio.

Las fuentes dijeron que el plan a mediano plazo sería un foco clave de la visita.

"Si tenemos dudas respecto al plan de mediano plazo o si no es lo que esperábamos, haremos una evaluación sincera", declaró la fuente en Bruselas cuando se le consultó si el próximo tramo de ayuda dependería de cuán convincente sea el plan ateniense.