Tijuana, BC. El panorama inmediato de la economía de Baja California apunta hacia una inminente crisis, dado que los indicadores económicos desde que se emitió la reforma fiscal han sido negativos, alerta Mario Alberto Mendoza Sánchez, autor del libro Coacciones económicas en las entidades federativas de la frontera norte de México.

En entrevista con El Economista, añade que los resultados del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), del Inegi, al segundo trimestre “nos muestra que siete estados tuvieron un decrecimiento en el segundo trimestre. De estos siete, tres son estados de la frontera norte, donde Baja California es la entidad más afectada con -1,3%.

“Esto quiere decir -comenta- que a pesar de ser estados fronterizos, no todos presentan las mismas condiciones ni todos se ven afectados de la misma manera. Hablo en particular por la reforma fiscal que incluye la homologación del IVA (Impuesto al Valor Agregado) de 11 a 16%”.

Vivir en la línea, el riesgo. Y explica que el hecho de que Baja California sea la entidad con la mayor afectación obedece a que 100% de su población se encuentra en la franja fronteriza, mientras que Sonora sólo tiene a 25% y Nuevo León apenas a 1 por ciento.

“Si vemos las implicaciones en los negocios, por ejemplo, advertimos que en Baja California sí hay un efecto regresivo, los precios pierden competitividad”, comenta, de ahí que el Colegio de la Frontera Norte tenga una estimación de 19% en la caída del consumo.

Mientras, organismos como la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), en Tijuana, hablan de 25 a 30% de impacto en el costo de los insumos.

“Aunque se vea un poco fatalista, no es cuestión de opiniones, sino que hay indicadores que nos están diciendo que hay una tendencia. No podemos declarar propiamente una recesión en términos técnicos, pero todo indica que efectivamente Baja California transita hacia una recesión económica”, considera Mendoza Sánchez.

Exposición a la globalización. El también investigador de la Universidad de las Californias Internacional (UDCI), refiere que la entidad se ubica como un estado vulnerable a la globalización y el comercio internacional.

“En Baja California los empresarios son más abiertos y atrevidos en cuanto a explorar mercados internacionales, pero así también se vuelven más vulnerables a las condiciones externas, mientras que estados del centro y sur del país tienen condiciones de mercado interno más fuertes”, destaca.

De tal suerte que la reforma fiscal, sumada a las condiciones de la economía global, tiene un impacto mayor, deduce.