El presidente José Mujica anunció que habrá mayores controles para las empresas públicas que funcionan bajo el derecho privado. Ante la multiplicación de organismos que actúan bajo esa forma jurídica, el mandatario adelantó que el año que viene enviará un proyecto de ley al Parlamento en busca de dar “garantías” a la ciudadanía y evitar que haya irregularidades por escapar a los controles que prevé el derecho privado.

“¿Qué está haciendo Uruguay? Está inventando empresas públicas de derecho privado. Estamos creando otro Estado y ahora tenemos el problema, sobre el que vamos a tener que legislar este año que viene, de cuál es la fórmula de asegurar control y cristanilidad”, dijo el presidente. “Hay que legislar porque el fenómeno a esta altura es enorme, agregó.

Ante la rigidez del Estado, varias oficinas públicas han adoptado la decisión de impulsar empresas que, si bien tienen el respaldo estatal, actúan bajo las reglas del mundo privado con el objetivo de lograr mayor agilidad.

Mujica defiende ese sistema, dado que es consciente de las “dificultades que tiene operar dentro del Estado”, pero tomó nota de que cada oficina estatal que quiere hacer algo opta por ese camino y por eso decidió Impulsar medidas para tener un control más claro. “Le encargué a gente que está en la Auditoría (Interna) de la Nación que traiga alguna iniciativa. Este problema se lo planté a gente que ha pasado años trabajando en estas cosas para pedirle que nos de ideas y nos ayude. Vamos a ver qué sale. Hoy es un debe”, opinó el mandatario.

Que algunas empresas estatales escapen a los controles es un asunto que inquieta al presidente, pero de todos modos aclaró que su intención es recurrir a una regulación equilibrada para evitar que haya tantos pedidos de información que hagan de este mecanismo algo tan engorroso como operar en el derecho público.

“Me preocupa porque hay que darle garantías a la ciudadanía. Pero tampoco podemos hacer un mamotreto que después no funcione. Ese es el otro problema. Nosotros nos pasamos para el control y después controlamos tanto que no se puede hacer nada. Tampoco sirve. Eso también lo tenemos en el derecho público”, dijo. Mujica encuentra varios beneficios a la existencia de empresas públicas que operen en el derecho privado. Por ejemplo, en su intención de regionalizar el país, el mandatario aspira a recurrir a ese modelo para que dos o tres departamentos se junten y puedan realizar inversiones en conjunto.

Antes no pensaba igual. “Cuando entré como diputado era enemigo de las empresas públicas de derecho privado. Después viendo las dificultades que hay para operar dentro del Estado, cambié”, dijo y adelantó que en algún momento habrá que tomar medidas concretas para modificar el derecho público, aunque eso no lo tiene previsto en el futuro cercano.

“Algún día, no sé cuando, tendremos que ajustar el derecho público. Soy un convencido de que un país pequeño en el marco de la globalización necesita un Estado contundente, pero tiene que ser eficiente. Hay mucha cosa que tiene que hacer el Estado”, sostuvo.

El presidente desde hace un tiempo tiene en mente que algo tiene que hacer para controlar más. El 3 de mayo, dijo que se está construyendo “otro Estado” y advirtió las consecuencias que habrá si no se extreman los controles. “Esta es una tragedia que van a tener que zurcir en el porvenir algunos que vengan”, advirtió.