Montevideo. Uruguay buscará acceder a los mercados de deuda ante los vencimientos de las obligaciones que deberá enfrentar el país, principalmente en el 2011, dijo el futuro ministro de Economía, Fernando Lorenzo.

"Lo que tenemos que trabajar es para que esa acumulación de vencimientos que ocurre el año próximo no sea un factor de desestabilización y para eso necesitamos acceder a los mercados", afirmó Lorenzo a la radio local El Espectador.

Este año el país deberá pagar unos US$1.988 millones por servicio de deuda bruta del sector público, mientras que en 2011 la cuenta trepa a unos US$2.189 millones, según información del Banco Central.

"Vamos a utilizar los mejores instrumentos que estén disponibles, los más adecuados, los que tienen más bajo costo, los que le sirven más al país, pero con la preocupación de que los problemas financieros del sector público no le lleguen a la gente", agregó Lorenzo.

"Para países como Uruguay, con el abultado endeudamiento público que tenemos, es fundamental el acceso a mercados", dijo Lorenzo, quien integrará el gabinete del ex guerrillero José Mujica que asumirá la presidencia del país en marzo, en el segundo gobierno consecutivo de la izquierda.

Esta semana Mujica pidió "una férrea disciplina fiscal" a sus ministros designados debido a los compromisos externos que deberá cumplir el país en los primeros dos años de Gobierno.

El país sudamericano cerró 2009 con un superávit presupuestario primario de 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB), y un resultado deficitario de 2,1% del PIB luego del pago de intereses.

"La orientación general de la política está fijada en términos de que 2010 y 2011 tienen que ser años donde se sientan las bases para que la política fiscal vuelva a ser un puntal de estabilidad (...) Avanzar hacia el equilibrio fiscal es el criterio", comentó Lorenzo.

Lorenzo se desempeñó como director de asesoría macroeconómica durante la gestión como ministro de Economía del moderado Danilo Astori, quien acompañará a Mujica desde la vicepresidencia.

Astori también se encargará de supervisar el desarrollo de la economía local, que evitó caer en recesión pese a la crisis internacional y habría crecido en 2009 por séptimo año consecutivo.