La reversión de los vientos de la región, favorables hasta hace poco para la economía uruguaya, es una de las pricipales fuentes de desaceleración e incertidumbre para la actividad local. Sin embargo, un reciente estudio realizado por el centro de investigación Cinve muestra que aun asumiendo el peor escenario esperado para las economías del vecindario, el golpe no tumbaría a la economía uruguaya, que mantendría su senda de expansión durante al actual y el próximo año. El informe titulado Navegando con viento de proa, somete a la economía uruguaya a tres simulaciones de escenarios externos.

En el más pesimista de esos contextos, Uruguay crecería 2,1% este año y 0,8% en 2016. Si bien se trata de un magro desempeño en comparación con los últimos 12 años consecutivos de expansión de la economía uruguaya, los técnicos de Cinve entienden que “Uruguay se encontraría preparado para enfrentar un contexto internacional adverso sin mayores sobresaltos”.

Incluso eliminando el efecto de Montes del Plata, que tonificará el dato de crecimiento este año, la economía crecería en el entorno de 1%. Ese escenario pesimista considera una caída de la actividad económica en Brasil de 1,5% este año y un magro incremento de la actividad de 0,7% en 2016.

En tanto, para Argentina proyecta una fuerte contracción de 2,9% en 2015 y un crecimiento de apenas 0,2% para el próximo. Ese escenario surge de tomar las respuestas más pesimistas de la encuesta que realiza FocusEconomics en su informe LatinFocus Consensus Forecast, entre los principales expertos de cada uno de los países. Al mismo tiempo, pronostica un incremento de los precios del petróleo, desde un promedio de US$ 60 el barril este año a US$70 en 2016, y un retroceso en el precio de las materias primas alimenticias –principal rubro de exportación para Uruguay– de 15% en 2015 y estabilidad el próximo año.Ese escenario es sensiblemente más negativo para la economía uruguaya que la proyección que maneja el instituto Cinve como “más probable”.

A la luz de esas previsiones, el crecimiento para la economía uruguaya luce más alentador: la expansión sería de 2,5% este año y de 2,1% en 2016. Cinve no está entre las consultoras, agentes financieros y centros de investigación más optimistas respecto al crecimiento de la economía local. De hecho, la mediana de la encuesta que realiza mes a mes el Banco Central (BCU) mostraba en marzo un crecimiento esperado de 2,9% y 2,85%, para este y el próximo año, en la mediana de las respuestas. Lo más probable, según Cinve, es que Argentina se estanque este año y retome el crecimiento en 2016, con un 2,2%. En tanto para Brasil se asume una caída de 0,5% en 2015, seguida por una recuperación de 1,4% el próximo año.

El escenario más optimista. La tercera simulación a la cual el instituto Cinve somete a la economía uruguaya para analizar su respuesta ante un contexto externo cambiante y de difícil predicción, es uno en el cual la situación de las economías regionales tiene un desenlace mejor del que hoy luce como el más factible. En ese escenario, Uruguay podría llegar a crecer hasta 3,1% este año y 3,4% en 2016 –aún por debajo de la tasa de 3,5% que tuvo lugar en 2014–. Eso se daría si Argentina sorprende a los expertos con una expansión de 1,5% este año y acelera con fuerza su ritmo de crecimeinto a 4,2% el año que viene, y Brasil logra esquivar la contracción económica prevista para este año, con una expansión de 0,6% en 2015 y de 2,3% en 2016. Además, ese escenario incluye una caída más moderada en el precio de las materias primas alimenticias –de 5% este año y 1% en 2016–, y un barril de petróleo estable en US$ 51.