Lima. Uruguay está considerando volver a los mercados internacionales de bonos antes de fin de año, dijo a IFR el jefe de gestión de deuda del país sudamericano.

Luego de años de políticas de gestión de deuda prudentes, el país no tiene apuro para recaudar fondos en momentos de alta volatilidad.

Pero las perspectivas de inminentes alzas de tasas de interés en Estados Unidos han impulsado estrategias de financiamiento entre economías emergentes, incluyendo a Uruguay.

"No descartamos buscar ventanas de oportunidad antes de fin de año", dijo a IFR el jefe de la unidad de gestión de deuda de Uruguay, Herman Kamil, en el marco de las reuniones del Fondo Monetario Internacional en Lima.

El prefinanciamiento y la mantención de amplia liquidez para cubrir al menos doce meses de pagos de deudas han sido durante largo tiempo los pilares de la estrategia de gestión de deuda de Uruguay.

El gobierno tiene actualmente cerca de US$2.500 millones en activos líquidos, además de US$2.000 millones de líneas de crédito contingentes de entidades multilaterales.

Esos US$4.500 millones son suficientes para cubrir dos años de pagos de deudas e intereses, según Kamil.

Los pasivos denominados en dólares representan cerca de 50% de la deuda gubernamental total de Uruguay, menos que 95% en 2002.

En tanto, el promedio de los plazos de deuda gubernamental ha aumentado en más del doble en la última década, a 15,5 años.

"Los colchones se construyen para ser usados en forma sabia y gradual cuando el ciclo se revierte", sostuvo Kamil.

"Necesitamos estar sintonizados a cambios en preferencias de inversores en lo que se refiere a tipo de cambio, duración y liquidez", agregó.