Las expectativas de los consumidores uruguayos sobre el desempeño de la economía local y de sus propios bolsillos registró una mejora durante los primeros meses del año, a pesar de que la valoración que hacen sobre su situación actual mantiene un marcado retroceso.

Si bien prima el optimismo en el consumidor uruguayo medio, son las mujeres, los jóvenes, los que perciben ingresos más bajos y aquellos que se identifican con ideas de izquierda quienes miran el futuro de la economía uruguaya con mayor optimismo. Según un estudio elaborado por Opción Consultores al que accedió El Observador, a partir de un sondeo realizado en abril, 59% de la población cree que la situación económica del país mejorará durante el próximo año. Este registro aumentó ocho puntos porcentuales en los tres meses finalizados en abril, cuando el porcentaje de uruguayos optimistas era de 51%.

Al mismo tiempo, quienes consideraban que la situación económica empreoraría pasaron de representar 23% a 13% de la muestra durante el mismo período.Los consumidores uruguayos esperan que esa mejora de la situación económica se refleje también en sus bolsillos. Mientras que en enero, 64% de los uruguayos esperaba una mejora de su situación económica personal, las respuestas optimistas alcanzaron 68% de la muestra en el último sondeo.

En tanto, las respuestas negativas bajaron de 10% a 8%. El punto más bajo de expectativas estuvo en marzo de 2013, cuando 49% de los encuestados esperaban una mejora de su situación financiera, mientras que 16% esperaban un empeoramiento para el próximo año.

Según los expertos a cargo del estudio, “las expectativas de los uruguayos en las vísperas de las elecciones internas y del Mundial de Fútbol, se mantienen muy fuertes e incluso en ascenso, lo que asegura un clima de consumo e inversión expansivo”. A pesar de eso, la percepción de los uruguayos sobre su situación económica actual viene en caída desde setiembre del año pasado. Entre enero y abril, el porcentaje de consumidores que perciben su situación económica personal como “buena” o “muy buena”, cayó de 45% a 42%, mientras que aquellos que la perciben como “mala” o “muy mala” aumentó de 8% a 10%. El estudio señala que este sesgo negativo en la evolución de la situación económica percibida, se ve “influenciada por la inflación –cercana al 8,5%– aunque en un contexto de crecimiento del salario real –aproximado a 3%– y de expansión de la tasa de empleo”.

Mujeres y jóvenes. Al segmentar la encuesta por sexo, las mujeres son las más optimistas, tanto en sus expectativas sobre la situación económica como en el impacto sobre sus finanzas personales. Mientras que 54% de los hombres augura una mejora de la situación económica del país, en el caso de las mujeres el optimismo alcanza a 63% de las encuestadas.

La diferencia es menor en el caso de las expectativas respecto a sus finanzas personales. Los hombres optimistas representan 66% del total, mientras que las mujeres 70%.Las diferencias más grandes se ven en los distintos grupos de edades. Los jóvenes son los más optimistas. Del total de encuestados que tienen entre 17 y 29 años, 67% esperan que la economía uruguaya mejore durante el próximo año, mientras que entre los consumidores de 30 a 59 años, los optimistas representan 58% del total. En tanto, en la población de más de 60 años, ese porcentaje se reduce a 54%.La dispersión en los tramos de edades es aún mayor cuando se trata de las expectativas respecto a la evolución de sus finanzas personales. Entre los más jóvenes, 84% esperan una mejora para los próximos 12 meses, mientras que en el tramo de mediana edad, los optimistas bajan a 70% del total.

Nivel socioeconómico. A su vez, el estudio muestra que el optimismo decae conforme aumenta el poder adquisitivo de los consumidores. Entre los uruguayos que se identifican con un nivel socioeconómico bajo, 64% esperan que mejore la situación económica del país en el próximo año, mientras que en el sector medio y alto, los optimistas alcanzan a 60% y 53%, respectivamente.

En los tres segmentos hay un mayor optimismo sobre la evolución de su situación personal que sobre la economía en su conjunto. Aún así, se mantiene la tendencia a un mayor optimismo en los sectores de menores ingresos. El estudio muestra que 74% de los consumidores pertenecientes al segmento de ingresos bajos esperan una mejora de su situación personal, mientras que ese porcentaje cae a 62% en el segmento de ingresos altos.Cuando se segmenta la muestra por ideología política, son los izquierdistas los más optimistas respecto a la situación económica del país, pero los más pesimistas no son los de derecha sino los identificados con ideas de centro.

El sondeo realizado por Opción Consultores muestra que 76% de los consumidores de izquierda espera una mejora de la situación económica para el próximo año, mientras que en el caso de los uruguayos de derecha, esa percepción alcanza a 58%. Sin embargo, los consumidores de centro son los más optimistas, con apenas 40% esperando una mejora de la situación eocnómica para el próximo año.