La actividad bancaria en Uruguay se concentró aún más en los primeros 10 meses del año. Menos instituciones acumularon el grueso del negocio de intermediación financiera.

Grandes traspasos y fusiones caracterizaron a la banca privada en los últimos años. De 15 bancos en actividad luego de terminada la crisis de 2002, hoy en día el sistema cuenta con 11 instituciones, con dos inminentes retiros del mercado.

Pero más allá del número de bancos presentes en la plaza doméstica, el crecimiento que registraron tanto el crédito como los depósitos no se repartió por igual entre las distintas instituciones, con lo cual aumentó la concentración del volumen de negocios.

En el caso del crédito, las cuatro instituciones que poseen en su activo 67% del financiamiento otorgado a los hogares y las empresas, explican 85,4% del crecimiento del crédito de US$1.027 millones (21,8% medido en dólares corrientes) de los últimos 10 meses. De esa manera incrementaron su posición en el mercado a 70,4%. Los bancos que más aportaron a la expansión del crédito fueron Santander, Itaú, Banco Comercial y HSBC.

Las conclusiones surgen del análisis realizado por El Observador a partir de los datos provenientes del informe titulado “Análisis del desempeño del sistema financiero privado en Uruguay”, de la consultora Deloitte, con información correspondiente al mes de octubre.

En el caso de los depósitos, las cuatro instituciones que más crecieron pasaron de concentrar 63% a 64,2% del total de las colocaciones, en lo que va del año. Las mismas cuatro instituciones que más contribuyeron al crecimiento del crédito, también encabezan la lista en el caso de los depósitos. Las cuatro en su conjunto aportaron 72,7% al aumento de US$1.395 millones (12,9%) de los primeros 10 meses del año.

Por su parte, el banco BBVA, que ocupa el segundo lugar tanto en materia de créditos como de depósitos, registró un magro crecimiento en el volumen de negocios –incluso al sumar las operaciones del banco y de Crédit, que fueron fusionados a fines del último año–. El crédito aumentó 6%, mientras que sus depósitos crecieron 6,4%.

Los nuevos clientes, que ingresaron este año al sistema bancario, también se vieron concentrados. El Banco Comercial absorbió 32,8% de las nuevas cuentas, seguido por Itaú, que se hizo de 25,5% de los nuevos clientes. En lo que va del año se crearon 57.886 cuentas.

Entre los clientes de mayor tamaño –más de US$ 100 mil–, Itaú absorbió la mayor parte del crecimiento, 289 de las 935 cuentas creadas (30,9%). El banco con sede en Brasil también lideró en la creación de cuentas de menor tamaño –menos de  US$5.000–, con un total de 8.435 cuentas nuevas de 33.155 que se crearon en el sistema privado local.