Los distintos indicadores de la deuda uruguaya registraron un aumento durante el primer cuarto del año, según las cifras procesadas por El Observador a partir de los datos difundidos ayer por el Banco Central (BCU). El volumen de deuda bruta medido en dólares aumentó 4,5% en tres meses, a US$ 24.123 millones.

En tanto, la deuda neta –descontados los activos de reserva en poder del Estado–, creció 5,4% respecto al cierre del año y se ubicó en US$13.188 millones al cierre del primer trimestre.

Aun al comparar esas cifras con el tamaño de la actividad económica, la deuda muestra un comportamiento creciente durante el primer cuarto del año. Entre el cierre de 2010 y el último día de marzo, las obligaciones brutas del Estado uruguayo pasaron de representar 57,4% a 57,7% del Producto Bruto Interno (PBI). En el caso de la deuda neta, la suba fue de similar magnitud, de 31,1% a 31,5% del PBI.

Del aumento de la deuda bruta registrado durante el primer trimestre del año, 41% se explicó por la baja de 4,5% en el precio de la divisa durante el primer trimestre. Al medirse en dólares, el deterioro en el precio del dólar hace crecer el componente de la deuda contraída en moneda local.

De ese modo, el proceso de desdolarización de las obligaciones públicas tiende a hacer más sensible la deuda ante variaciones en el tipo de cambio. Sin embargo, permite una mayor flexibilidad a las autoridades para hacer frente a esas obligaciones.

En el caso de la deuda contratada por el Estado no financiero –excluido el Banco Central– el porcentaje de la deuda en moneda extranjera se redujo de 64,6% del total de las obligaciones, a 59,4% durante el primer trimestre del año. El objetivo del gobierno es llegar a 55% al cierre de 2011. El componente en moneda local, en tanto, aumentó de 29,1% a 35,7%.