Tras comenzar el año con un nuevo rango de referencia en materia de política monetaria que obedece al carácter contractivo que viene aplicando el Comité de Política Monetaria (Copom), los medios de pagos en el trimestre móvil a enero volvieron a moderar su ritmo de expansión, que quedó por debajo de la meta establecida.

De esta forma, la emisión del agregado monetario M1’ –compuesto por la suma de la emisión de dinero en poder del público, depósitos a la vista y en cajas de ahorro en el sistema bancario– aumentó 6,4% en el período noviembre-enero respecto a igual período del año anterior, un registro por debajo del rango indicativo establecido por las autoridades monetarias de entre 7% y 9% interanual. Esa nueva referencia comenzó a aplicarse el mes pasado y se extenderá hasta marzo, según los datos divulgados ayer por el Banco Central (BCU).

En los tres meses a diciembre el aumento fue de 7%, también por debajo del rango indicativo establecido para el trimestre octubre-diciembre que era de 8% a 10%. De este modo, es el tercer mes consecutivo que la expansión de los medios de pagos crece por debajo de la meta establecida.

El último comunicado del Copom señaló que la expansión por debajo de la referencia obedece a “cambios ocurridos en la demanda de dinero que han determinado un crecimiento de ésta por debajo de lo esperado”. Agregan que parte de esta moderación se debió a la entrada en vigencia de la ley de inclusión financiera.

A su vez, según el informe de política monetaria difundido el viernes pasado, hubo una retracción del circulante, producto de un uso más eficiente del dinero lo que llevó a que se duplicaran los montos y las operaciones efectuadas con tarjeta de débito.