La 10ª encuesta de expectativas empresariales que divulgó ayer la consultora Deloitte, realizada entre octubre y noviembre, evidenció una leve mejora en las perspectivas de los empresarios respecto a ediciones anteriores, aunque en la mayoría de las variables prevalece una visión pesimista sobre el futuro.Precisamente, 48% de quienes respondieron el sondeo considera que la situación económica del país está peor que hace un año, 47% que está igual y solo 4,8% que mejoró.

Respecto al clima de inversión, en igual comparación, 49% considera que empeoró, 48% que permanece igual y solo 2,9% que mejoró. Asimismo, la encuesta consultó a los empresarios sobre las expectativas de cambios en la política económica a partir de 2015 ante un triunfo –en ese entonces eventual– de Tabaré Vázquez en las elecciones, que ya había confirmado al actual vicepresidente y exministro de Economía, Danilo Astori, como líder de su equipo económico para la próxima administración de gobierno. Ante esa consulta, la mayoría (55%) consideró que esperaba una continuidad de la política económica, “pero un porcentaje relevante (39%) aguarda un deterioro de la calidad de la política económica”, advierte la encuesta de Deloitte.

Solamente 6,1% de los empresarios aguarda por una mejora de la política económica para el próximo quinquenio.

Por otro lado, consultados sobre cambios en el frente fiscal, una amplia mayoría (84%) indicó que no espera cambios en los impuestos al consumo.A su vez, la mayor parte no augura cambios ni en el gasto público ni en la carga fiscal a las empresas –59% y 54%, respectivamente–, pero un porcentaje elevado prevé un alza de las dos variables –35% y 46%, respectivamente– y casi nadie anticipa menos gasto público (1,3%) y menos presión tributaria sobre las empresas (0,7).

Por último, más de 65% espera que aumenten los impuestos a personas de ingresos superiores al promedio. En relación al nivel de actividad previsto para 2015, la proporción de empresarios que espera una caída de la producción de su compañía se redujo cuatro puntos porcentuales, hasta 10%. En tanto, el porcentaje de los que esperan un aumento trepó de 29% a 31%. Por otra parte, se advierte una perspectiva de estabilidad respecto a la situación del empleo y la inversión de las empresas para el próximo año.

En efecto, más de 70% de los encuestados indicó que no tiene planeado modificar la dotación de personal y más de 60% respondió que mantendrá sin cambios la inversión en su empresa.

Finalmente, más de 50% de los encuestados considera que la rentabilidad de su empresa empeoró en relación a un año atrás. Sin embargo, las perspectivas para los próximos 12 meses mejoran, ya que el porcentaje que augura una caída disminuye hasta 35%.