Montevideo. El gobierno de Uruguay ajustó al alza sus pronósticos de inflación y crecimiento de la economía, ante una fuerte expansión de la demanda interna y en medio del alza internacional de los alimentos.

El Ejecutivo ahora espera que los precios minoristas de este año se eleven un 7,8% frente al 6% previsto anteriormente, según el informe de Rendición de Cuentas que elevó al Congreso el jueves por la noche.

"Se prevé que en 2011 se registre un desvío significativo (de la inflación) respecto a la proyección del Presupuesto, de aproximadamente dos puntos porcentuales", afirma el documento.

"En lo que respecta a la evolución de los precios internos, y a pesar del fortalecimiento del peso uruguayo respecto a la moneda estadounidense, la economía seguirá enfrentando presiones inflacionarias derivadas de la fuerte expansión de la demanda interna y de los elevados precios internacionales de los commodities alimenticios", explica.

La pequeña economía sudamericana, fuerte exportadora agrícola y ganadera, registró una inflación de un 8,53% en 12 meses a mayo, muy por encima del 6% que preveía el Gobierno hasta ahora.

"La RendiciÛn de Cuentas hace su propia contribución a la contención de la inflación que es mantener una política muy prudente, muy cuidadosa, que acompaña a otros esfuerzos orientados a restablecer lo más pronto posible la inflación a rangos objetivos", dijo a periodistas el ministro de Economía, Fernando Lorenzo.

"Toda la política fiscal está comprometida con la estabilidad y hay un muy fuerte compromiso del Gobierno con el mantenimiento de la inflación en los niveles establecidos", agregó el secretario de Estado.

En cuanto a la expansión del Producto Interno Bruto (PIB), el Gobierno subió su estimación a un 6,0 por ciento desde un 4,5%, como habían adelantado a Reuters autoridades del Ministerio de Economía.

"El consumo final aumentará en línea con el crecimiento del producto y la formación bruta de capital fijo continuará exhibiendo un fuerte dinamismo, explicado fundamentalmente por el comportamiento de la inversión privada", explica el Ministerio de Economía, responsable de la elaboración del documento.

Entre el 2012 y el 2015, las autoridades aguardan un crecimiento promedio de la economía de un 4%.

Uruguay creció un 8,5 por ciento en el 2010 y un 6,8% en el primer trimestre del 2011 frente a igual período del 2010.

En cuanto al sector externo, se prevé que las exportaciones de bienes crezcan un 16,7%, en tanto las importaciones aumentarían un 21,7%.

"El déficit de la cuenta corriente se ubicaría en 1,4%(del PIB) al cierre del 2011 y sería totalmente financiado por inversión extranjera directa", apunta el documento.