La propuesta que maneja el Movimiento de Participación Popular de Uruguay (MPP), para mejorar la distribución de la riqueza generó rechazo entre los empresarios. El sector liderado por la senador Lucía Topolansky propone subir el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) de 25% hasta 30%. Los empresarios coinciden en que el debate público del tema no es el camino para analizar un eventual cambio en el sistema tributario.

El presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela, señaló que la modificación del sistema tributario no es un tema para tratar “a la ligera” y que este tipo de declaraciones puede perjudicar al sector empresarial.

“El presidente exhortó a que canalizaran este tipo de propuestas por el Ministerio de Economía y eso no se acata, cada uno opina lo que le parece. El sistema tributario es un tema serio que debe tener previsibilidad, tomar en cuenta las expectativas de los agentes económicos y de los consumidores. Tratarlo de esta manera puede ser perjudicial”, dijo.

En la misma línea se pronunció el presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Washington Burghi, quien consideró que para lograr la redistribución de la riqueza de forma efectiva “se equivoca el camino” en tomar como solución el aumento de los impuestos.

“Por subir los impuestos la situación mejoría por algunos meses pero si realmente lo queremos hacer duradero debemos apuntar a la calificación y educación de la gente. Mejorar la calidad de la mano de obra que tenemos, crearles hábitos de trabajo y capacitarlos”, consideró.

Agregó que en materia tributaria es “muy difícil andar toqueteando el tema o cambiando el sistema impositivo anualmente”. Además, recordó que se trajo mucha inversión al país “con promesas del presidente de que no se va aumentar la carga tributaria” por lo que sería una “mala señal” si se concreta esta propuesta.

“Estar debatiendo públicamente este tema es malo. Las reglas del juego deben ser claras. Tuvimos una reforma impositiva importante hace poco y no creo que sea momento de anunciar otra a partir de impuestos”, concluyó.

Desde la Unión de Exportadores, Teresa Aishemberg, dijo a Observa que las empresas “ya soportan una alta carga impositiva” como para aumentar ahora el IRAE.

“Además hay que tener en cuenta que el tipo de cambio está en el mínimo desde hace ocho meses y agudiza ese incremento de costos. En ese sentido las empresas exportadoras están perdiendo competitividad con lo que se reducen sus márgenes de ganancias. Por este motivo no se tendría que aumentar la carga impositiva”, dijo.