Este sábado finalizó la reunión Foro global sobre transparencia e intercambio de información con propósitos arancelarios, que se desarrolló en Sudáfrica. La noticia más importante es que Uruguay formalmente entró en la llamada Fase 2, lo que mejora su evaluación a nivel de la Organización para la Cooperación y el Deesarrollo (OCDE).

“La declaración final incluye el pasaje de Uruguay a la Fase 2, reconociendo el esfuerzo que ha hecho el país, lo cual permite mantener en alto la imagen de seriedad de nuestro país a nivel internacional”, dijo a El Observador el director de la DGI, Pablo Ferreri.

“También hemos acordado la asistencia técnica necesaria para perfeccionar las capacidades técnicas en nuestro país, con asesoramiento de la OCDE y apoyo de organismos internacionales como el Banco Mundial”, agregó el jerarca.

En su opinión, la excelente performance de Uruguay le permitirá sumarse en calidad de invitado a los diversos working parties (grupos de trabajo de diferentes tópicos) del Comité de Asuntos Fiscales de la OCDE.

“Es realmente destacable la imagen y prestigió internacional que nuestro país ha logrado con este pasaje, sumado a la profesionalidad con la cual se están encarando los pasos siguientes”, concluyó Ferreri.

A mediados de diciembre de 2011, Uruguay había salido de la lista gris de la OCDE. En esa lista se encuentran los que países considerados como poco colaboradores contra el combate al lavado de activos y financiamiento al terrorismo, según los estándares de la OCDE.

También se le anunció en ese momento que había cumplido con todas las exigencias para pasar de la Fase 1, que es la adecuación del marco legal para los objetivos de evitar el lavado de activos, a la Fase 2, que implica la verificación en la práctica que esas reformas implementadas realmente son aplicables y se cumplen. Si bien era un hehco el pasaje de fase, ahora llega desde Sudáfrica la oficialización. La revisión en el marco de la Fase II se hará recién en 2014.

Para pasar a la Fase 2, lo que se le exigía a Uruguay (y que terminó aplicando) fue la eliminación el régimen de sociedades anónimas con acciones al portador. Para eso se estableció un registro de sociedades en el Banco Central, y se les dio a las empresas bajo ese régimen la posibilidad de pasarse al régimen de acciones nominativas.

Además también se había pedido que firmara acuerdos de intercambio de información tributaria con "socios relevantes", y mencionaba de forma explícita a Argentina y Brasil.

Con Argentina Uruguay firmó un acuerdo de intercambio de información tributaria que incluye también evitar la doble imposición. En este momento está en proceso de ratificación ante el Parlamento. Con Brasil se firmó a nivel de los gobiernos el acuerdo de intercambio de información, y todavía no entró a debate parlamentario.