Uruguay fijó una guía inicial de rendimiento en el área de 9% para un nuevo bono en pesos a 10 años, cuya colocación está prevista para más tarde el jueves, reportó IFR citando a una fuente.

Las calificaciones previstas para el papel, a tasa fija nominal y vencimiento en 2028, son Baa2/BBB/BBB-, agregó IFR, un servicio de información financiera de Thomson Reuters. El emisor nombró a Deutsche Bank, HSBC y Santander encargados de la operación.

Uruguay vuelve a los mercados internacionales tras colocar en junio su primer bono global en pesos a tasa fija, por el equivalente a US$1.250 millones con un rendimiento de un 10 por ciento. Ese papel, con vencimiento en 2022, hoy paga 8%.

Con la emisión, el gobierno busca financiarse, desdolarizar su deuda, correr vencimientos y desarrollar el mercado de títulos en pesos nominales, aprovechando el apetito de los inversores por papeles emergentes.

La nueva operación incluye la recompra de bonos en dólares y unidades indexadas a la inflación (UI). Uruguay quiere recomprar los bonos en UI con vencimiento en 2018 con cupón de 5% y 2027 con rendimiento de 4,25% a un precio de 102,30 y 109,15, respectivamente.

El país lanzó también una oferta de compra de 122,95 y 111,20 por sus bonos en dólares al 2022 y al 2024, respectivamente.

La inflación anual de Uruguay fue de 5,4% en agosto, dentro del rango meta entre 3 y 7%. El país enfrenta un déficit fiscal de un 3,6%, según los últimos datos oficiales.