El gobierno definió que utilizará en programas sociales gran parte de los US$140 millones de espacio fiscal generado. A pesar de identificar necesidades en varios rubros, como impulsar el desarrollo productivo mediante obras de infraestructura, la intención es reafirmar el carácter de izquierda de la administración encabezada por el presidente José Mujica y apuntar a resolver lo que entienden como “enormes inequidades” que aún existen en la sociedad, dijeron a El Observador fuentes oficiales.

Con las promesas electorales de por medio para eliminar la indigencia y reducir la pobreza a un dígito, Mujica y sus principales colaboradores consideran que los fondos frescos que surjan deben tener ese destino. “Hay que seguir invirtiendo en lo social”, dijo uno de los informantes de primera línea del Poder Ejecutivo.

La base para lograr avances en ese rubro están sobre la mesa. El Gabinete Social, que lidera el ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, ya le presentó al presidente un plan para este año con varias medidas que pondrán en marcha para reinsertar al mercado laboral a los jóvenes que no estudian ni trabajan, apoyar a los niños con malos niveles alimenticios, promover el empleo juvenil y desarrollar un sistema para atender discapacitados y adultos mayores (ver pieza).

Tras escuchar al ministro de Economía, Fernando Lorenzo, informar que se abría un espacio fiscal adicional de US$140 millones, Olesker y todos los integrantes del Gabinete Social decidieron poner el pie en el acelerador para alcanzar mejores resultados.

Algunos de los programas que presentó Olesker al presidente ya se empezaron a ejecutar como planes piloto y necesitarán más dinero para continuar de forma de lograr un mayor impacto en 2013. Los US$140 millones adicionales serán asignados a través de la próxima Rendición de Cuentas y serán ejecutados el año próximo.

El diario Últimas Noticias informó ayer que la intención de Olesker era contar con
US$ 100 millones para los planes a ejecutar y el ministro confirmó en radio Sarandí que las medidas requieren de ese monto para ser financiadas. Esa intención es respaldada por el gobierno y el dinero irá al rubro social.
El debate
La recaudación fue mayor a la que esperaba el propio gobierno y eso explica que haya un espacio fiscal adicional de US$ 140 millones. El Poder Ejecutivo había logrado financiación para afrontar un déficit fiscal de 1,1% del Producto Bruto Interno (PBI) y finalmente fue de 0,8% en 2011. Como los números rojos de las cuentas públicas se mantienen, dirigentes políticos y analistas económicos recomendaban que no se gastara. Pero eso no está en los planes del gobierno.

Lorenzo defendió la decisión de invertir ese dinero y polemizó con quienes defienden lo contrario. “Siempre nos encontraremos con voces que alertan sobre el peligro que es gastar más recursos, siempre habrá quien piense que lo mejor es ahorrar”, dijo en rueda de prensa. El titular de Economía también defendió la necesidad de fortalecer la apuesta a mejorar los indicadores sociales y recordó que el gabinete de esa área tiene grandes desafíos como mejorar las asignaciones familiares y fomentar el empleo juvenil.