La rebaja del IVA en la importación de frutas y verduras que prevé instrumentar el Ministerio de Economía (MEF) para contrarrestar las presiones inflacionarias, tendrá su impacto positivo si los grandes importadores y las cadenas de supermercados “tienen la voluntad” de trasladar este beneficio impositivo al consumidor final.

Así lo explicaron a El Observador fuentes del gobierno y operadores del mercado granjero. Por otro lado, los supermercados advierten que para un acuerdo para mantener o bajar precios de algunos productos de la canasta básica -como pretende Economía-, se requiere el “compromiso” de la Cámara Industria y la industria frigorífica.

La importación de frutas y verduras paga un IVA del 22%. El ministro de Economía, Mario Bergara, anunció el pasado martes que una de las iniciativas –dentro del paquete de medidas para contener la inflación que se enviará al Parlamento en los próximos días– abarcará una reducción de la tasa de IVA sobre la importación de frutas y verduras sin precisar detalles sobre la alícuota del impuesto que quedará vigente y sobre cuánto tiempo.

Si la medida entra en vigencia hoy, la banana –que se importa en su totalidad-, papa, zanahoria y tomate serían los productos que podrían verse beneficiados con una rebaja de precio al consumidor final de una rebaja en la alícuota impositiva de importación.Según datos del Mercado Modelo, desde mediados de febrero hasta la fecha, se llevan importadas 3.200 toneladas de papa, 900 toneladas de zanahoria y 272 toneladas de tomate. Mientras que en los próximos días podría importarse cebolla y/o morrón, según adelantaron operadores del mercado.“El gran tema es ver si esa rebaja impositiva se traslada a precios.

Los márgenes (de ganancia) que fijan las grandes superficies sobre los precios de frutas y verduras puede ser del 50% o 100%”, indicó uno de los informantes.Precisamente, luego de reunirse con Bergara, el coordinador del PIT-CNT, Fernando Pereira, disparó esta semana contra los grandes agentes del mercado. “Acuerdo con los constructores de precios, no Cambadu, sino con los que realmente construyen precios, que son en algunos casos oligopolios productores de alimentos. Y en otros casos, las grandes superficies deberían hacer un esfuerzo por la sociedad en materia de responsabilidad social a efectos de que este flagelo no se dispare”, criticó. El dirigente sindical añadió: “Todos saben lo que sale una lechuga al salir del productor y cuánto cuando llega a las grandes superficies. No hace falta ser economista para saber que existe la especulación. Esto lo tenemos que combatir entre todos”, aseguró.

Perspectiva

El último informe del Observatorio Granjero –que recaba los precios mayoristas del Mercado Modelo– advierte que producto de un “escenario de oferta reducida” los precios del tomate y morrón operaron estables con presiones al alza. El precio mayorista del morrón rojo se ubicaba entre $50 y $55 por kg, un 10% por encima de la semana anterior, mientras que el tomate larga vida cotizaba entre $55 y $60 por kg, un incremento del 9%.De acuerdo a un relevamiento de El Observador con agentes del mercado granjero, por el lado del precio de las frutas, no deberían existir mayores sorpresas, incluso con precios a la baja como el caso de la mandarina Satsuma, cuya oferta aumentó sensiblemente en los últimos días.

Algo similar ocurrió con la manzana, que bajó 9,1% en la última semana por el inicio de la cosecha. Esto tendrá su incidencia positiva en la medición del IPC de marzo.En tanto, algunos precios de las hortalizas que se dispararon en febrero por el exceso de lluvias y afectaron fuertemente la medición del IPC de ese mes, evolucionaron a la baja. Acelga y lechuga registraron descensos de 36% y 40%, respectivamente, en la última semana. En tanto, los precios y la oferta local de morrón, tomate, zanahoria y papa se “normalizarían” en los meses de mayo y junio cuando comience a ingresar la nueva cosecha.