El Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó en mayo 0,39% con lo que la inflación anualizada alcanzó a 8,06%, por encima del dato acumulado a los 12 meses de abril de 7,99%. El incremento de mayo fue superior al de igual mes de 2011 (0,33%).

En los primeros cinco meses del año los precios al consumo aumentaron 3,82%.

De esta forma, el dato anualizado aumentó la brecha con el objetivo oficial de encauzar la inflación en el rango de 4% a 6% en el horizonte de 18 meses.

Los rubros que explicaron la subida de los precios en mayo fueron vivienda, transporte y en menor medida prendas de vestir y calzado. Las subas en esos sectores fue en parte compensada por la baja de los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas.

Los aumentos en la vivienda en el quinto mes del año se explicaron por los ajustes en los alquileres (1,15%), impuestos domiciliarios (3,42%) y los energéticos como el supergas –por el ajuste de los combustibles el 10 de abril- y la leña.

Los precios del transporte también se vieron incididos por el incremento en los combustibles de ANCAP que repercutieron en las tarifas del taxi, y los pasajes de avión y barco, además de impactar en la suba de los costos de la categoría automóvil.

En tanto, las bajas en los alimentos se vieron explicadas principalmente por la carne (-1,5%) y las legumbres y hortalizas (-2,56%), mientras que los lácteos y las frutas aumentaron 1,13% y 2,32%, respectivamente.

La suba de mayo se dio en un contexto de fuerte apreciación del dólar en la segunda quincena del mes, lo que añade mayores presiones sobre el indicador debido al aumento de los bienes importados.