Al igual que lo hizo la carne vacuna varias veces desde enero, el precio del pollo y el pescado volverán a aumentar esta semana, sumando así un elemento adicional al conjunto de factores que presionan sobre la inflación y el bolsillo de la población uruguaya.

Desde que comenzó el año, el alza de los precios fue la variable macroeconómica que más atención ocupó en la opinión pública. En enero y febrero, el aumento del Índice de Precios al Consumo (IPC) se ubicó por encima de lo esperado y en el acumulado de los últimos 12 meses cerró en 7,7%, por fuera del rango objetivo establecido por las autoridades monetarias.

Tanto los entes estatales como el transporte público ajustaron sus tarifas en el presente trimestre, así como algunos alimentos. Aunque la peculiaridad de ciertos incrementos estuvo dada por la reiteración, como fue el caso de los combustibles, que subieron en enero y marzo, así como el de la carne, con cuatro alzas consecutivas en nueve semanas.

Ahora, otros productos de la canasta básica repetirán un aumento que se situará en torno a 10%. En el caso del pollo, la variación del precio del kilo se incrementará entre $3 y $4, informó a El Observador, Carlos Méndez, integrante de la Asociación de Avicultores del Uruguay y director de la Avícola Melilla.

El alza anunciada por los productores de pollos se sumará a la concretada la semana pasada, que fue de 7%.

El empresario descartó que la decisión responda al encarecimiento de la carne vacuna y lo vinculó al aumento de los costos de producción del sector.

“El maíz y la soja representan 80% de la ración de las aves y el costo de la ración significa 65% del producto terminado”, sostuvo. Explicó que “el precio de la tonelada de maíz está en US$ 350 cuando hace un año se pagaba a US$ 150”.

En cambio, el aumento en el precio de la carne “responde a factores internacionales”, indicó Méndez.

Por otro lado, este lunes pasado el precio del pescado subió 10%, tras un alza similar que había tenido semanas atrás.

“Los convenios salariales firmados en la ultima ronda de Consejos de Salarios encarecieron 30% los valores de la cadena”, dijo un empresario del sector al diario Últimas Noticias.

A diferencia de lo que ocurre con las carnes, los artículos de granja no experimentarán un alza generalizada de sus precios, aseguran los productores.

La canasta frutihortícola que maneja el Mercado Modelo exhibió una suba de 9,2% entre enero y febrero. Sin embargo, se ubica 30% por debajo del valor de agosto de 2010, comentó a El Observador, Alfredo Pérez, responsable del Observatorio Granjero.

Afirmó que se producirán algunos aumentos puntuales como el caso de la papa, aunque se abaratarán otros como los zapallitos, morrones, tomates y berenjenas, ya que su producción fue importante.

Por su parte, Erick Rolando, presidente de la Confederación Granjera, indicó que los factores climáticos, si bien no afectaron el volumen de la cosecha, si deterioraron la calidad de los productos.

“Las plantas crecieron poco debido al stress hídrico que se constató, lo que provocó la disminución del calibre del producto”, explicó.

En el caso de la manzana, la producción superó la anterior cosecha y con la pera se verificó una merma debido al menor tamaño de esa fruta.

La regla general fue la reducción del tamaño de los productos y se verificó alguna escasez puntual, como en el caso del zapallo, señaló el productor.