Una vez conocidas las pautas propuestas por el Poder Ejecutivo para la próxima ronda de los Consejos de Salarios se desató la discusión entorno a si los lineamientos interrumpen o no una década de recuperación en el poder de compra de los salarios, que es, en definitiva, lo que más importa al trabajador al final del mes. Y como nos tiene acostumbrados la economía, la respuesta es un no, pero también un sí.

Según el estudio realizado por la Unidad de Análisis Económico de El Observador, la caída del poder de compra de los trabajadores con las nuevas pautas depende del sector en el que se encuentre el trabajador y del criterio que se tome a la hora de evaluar ese concepto. En todo caso, las posibilidades van desde una caída de 1,4% a un crecimiento de 5,5% en los próximos tres años.

Para el análisis, es necesario tomar algunos supuestos. Se asumió que los acuerdos empiezan a aplicarse el 1º de enero de este año y se tomaron las proyecciones de inflación de los analistas locales e internacionales encuestados por FocusEconomics en su último informe LatinFocus Consensus Forecast –7,7% en 2016, 7% en 2017 y 6,5% en 2018–. Solo se evaluaron acuerdos trienales y no se consideró el correctivo por inflación correspondiente a la anterior ronda de Consejos de Salarios.

Si se compara el salario que percibirá el trabajador en el último mes de vigencia de los acuerdos con el mes anterior a que se implementen, nadie pierde poder de compra. En el peor de los casos – el de los sectores considerados "en problemas"–, el poder de compra se mantendrá sin cambios. En los sectores medios –con un crecimiento de la actividad menor a 4%– habrá un incremento de la capacidad de consumo de 2,2% y en los más dinámicos tendrán un ajuste a favor de 5,5%. Se trata de una fuerte desaceleración en el crecimiento del salario real. La mejor de las tasas implica un incremento anualizado de 1,8% en el salario real, luego de alcanzar una suba en el sector privado de 3,8% durante el último año.

Pero hay otra forma de ver el poder de compra de los salarios que considera mucha más información que solo comparar los extremos de un período de tiempo.

Si se considera la riqueza que percibe un trabajador a lo largo de los tres años y se evalúa cada peso recibido por su capacidad de consumo, los trabajadores de los sectores "en problemas" acumularán un retroceso de 1,4% en su poder de compra. Eso implica una caída de 0,5% por año, que en comparación con el fuerte incremento de la última década no llega a ser significativo, pero alcanza para interrumpir la tendencia. También los sectores de actividad que muestran un desempeño medio tendrán un retroceso en su poder de compra, con una caída de 0,4% en su riqueza acumulada durante los próximos tres años. Solo los sectores dinámicos registrarán una recuperación, que será de 1,2% según el estudio realizado por la Unidad de Análisis Económico de El Observador.

Otra es la discusión sobre la conveniencia o no de estos ajustes y el impacto que puedan tener sobre el empleo, pero en promedio los trabajadores verán una fuerte desaceleración del aumento salarial, con una muy leve caída del poder de compra en los sectores más afectados.