El Observador de Uruguay. Hace dos años, un estudio del IEEM reveló que el 54% de las posiciones de trabajo actuales ocupadas en Uruguay corrían un alto riesgo de automatización en los siguientes 10 a 20 años.

Como forma de actualizar ese estudio, y ante visiones de que se trataba de una problemática a largo plazo, en el IEEM se propusieron determinar el impacto en el corto plazo.

Un nuevo estudio titulado "Trabajo humano y creación de riqueza" señaló que un 57% de los empleos analizados tienen alta probabilidad de ser sustituidos por tecnología, lo que implicaría más de 900.000 personas que en el corto plazo deberían dedicarse a otras labores, según publicó este domingo el diario El País.

Según el estudio, el rubro más expuesto sería el de cría de ganado y otras tareas de apoyo en el ámbito agropecuario. Otros sectores con alto riesgo son el del comercio y el refinado de petroleo.

Entre los que menos afectados estarían empleos vinculados al diseño, medicina, y hasta de oficios como los electricistas, en el sentido de que exigen una ajuste de la tecnología a cada usuario.

La semana pasada se conoció que el gobierno buscará realizar un mapeo de los sectores en los que se perderán puestos de trabajo debido al avance tecnológico en los próximos cinco años y en los que se crearán.

Según una nota del diario El País, la iniciativa fue elaborada por el diputado Felipe Carballo y parte del hecho de que en los últimos años se destruyeron 40.000 puestos de trabajo en Uruguay.