El Banco de Previsión Social (BPS) presentó un estudio donde sostiene que habilitar a que los cincuentones abandonen el régimen de seguridad social mixto de las AFAP y retornen al pilar solidario, implicará un costo máximo para las arcas públicas de US$2.558 millones entre 2018 y 2066. Según las estimaciones realizadas, podrían cambiar de régimen entre 28.168 y 70.559 afiliados.

La actualización de esas proyecciones no difiere de una estimación previa –de unos US$2.098 millones– de ese mismo organismo de hace un par de años, sin embargo, están bastante por debajo del costo que han reportado otros actores del sistema previsional, como las AFAP. 

El Directorio del BPS presentó este martes ante la Comisión de Seguridad Social y Hacienda de Diputados un nuevo informe sobre el impacto que tendrá en las cuentas públicas el cambio de régimen de los afiliados mayores de 50 años.

Los números del BPS están por debajo de lo que ya proyectaron otros actores ante esa comisión legislativa. La semana pasada, la Asociación Nacional de AFAP (Anafap) informó en el Parlamento que hay entre 70 mil y 80 mil personas en ese grupo denominado de los cincuentones. Este escenario supondría un costo que no bajaría de US$ 4.000 millones en un horizonte de 20 años, según las proyecciones de la Anafap.

En una línea similar, el exdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) Ariel Davrieux advirtió que la solución podría tener para el Estado un costo aproximado a los US$4.100 millones.

Por su parte, las últimas proyecciones realizadas por República AFAP muestran que el número de afiliados a esa administradora a los que podría resultarle beneficioso pasarse al régimen de transición aumentó de 30.000 a 44.230 afiliados. Eso tendría un costo neto de US$3.000 millones, según informaron sus representantes en el Parlamento.