El Observador de Uruguay. Intente encontrar un país en el que por la misma función, las mujeres ganen en promedio más que los hombres. Es probable que a los pocos minutos de su búsqueda se dé cuenta de que está perdiendo el tiempo. En casi todo el mundo, las mujeres ganan en promedio entre 60% y 75% del salario de un hombre. Uruguay no escapa a ese fenómeno: la brecha salarial se ubica en 26%, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

¿Cómo graficar eso para entenderlo? Si un hombre y una mujer que son compañeros de trabajo y cumplen la misma función empezaran a trabajar el 1° de enero, la mujer cobraría su salario recién el 3 de abril. Es decir, 93 días del año los trabaja gratis en comparación con su par varón, según indicó Agustina Sanguinetti, responsable del proyecto Equal Pay Day para Ferrere Abogados en un evento organizado a fines de marzo de 2017.

50,1% fue la tasa de empleo de las mujeres uruguayas en 2016 y 9,4% la de desempleo según cifras del Sistema de Información de Género. En el caso de los hombres fue de 67% y 6,5% respectivamente.

Equal Pay Day es un estudio que compara ingresos medios mensuales entre hombres y mujeres con una metodología utilizada en más de 60 países. En esa oportunidad, además de las cifras de Uruguay, Ferrere analizó las de Paraguay, Ecuador y Bolivia. Los resultados dejaron muy mal parados a la brecha local. Uruguay solo fue superado por Paraguay, donde la diferencia es de 27%, pero se ubicó por detrás de Bolivia –que tiene una diferencia salarial de 20%– y Ecuador (21%). A su vez, la brecha de ingresos de los uruguayos es mayor para las mujeres que tienen más años de educación.

Además hay variaciones según los rangos etarios de las mujeres. Entre quienes tienen 25 y 34 años la diferencia es de 20%, aquellos que se ubican entre los 35 y 44 años tienen una brecha de 28%. La mayor diferencia se ubica en mujeres y hombres de entre 55 y 60 años, con 32% de diferencia.

Si bien puede que a menor edad haya menor diferencia porque existe una tendencia a revertir esa situación, la realidad parece indicar que a cuanto mayor es una mujer más trabajo no remunerado tiene porque sigue siendo quien está a cargo del cuidado de sus hijos y de las tareas del hogar y el tiempo que le dedica a ese tipo de tareas es menos tiempo para poder progresar laboralmente.

Entre quienes tienen 25 y 34 años la diferencia es de 20%, aquellos que se ubican entre los 35 y 44 años tienen una brecha de 28%.

De todos modos, no todo fue negro para Uruguay en materia de brecha de género. A pesar de que la diferencia sigue siendo notoria, el país mejoró 3% en relación a una década atrás según el Foro Económico Mundial.

Tasa de actividad. En 10 años, la situación de las mujeres en cuanto a su tasa de actividad en el mercado laboral no cambió demasiado. Mientras en 2006, el porcentaje de actividad femenino se ubicaba en 50,8% y el masculino en 72,2%, en 2016 los porcentajes ascendieron apenas a 55,3% y 72,3%. De todos modos, la diferencia se acortó, según cifras divulgadas por el Instituto Nacional de las Mujeres extraídas del Sistema de Información de Género.

¿Cuánto habrá que esperar?. Un estudio del Foro Económico Mundial (FEM) presentado en noviembre 2017 concluyó que las mujeres deberán esperar 217 años antes de llegar a ganar lo mismo que los hombres y tener la misma representación en el trabajo. "La igualdad de género es un imperativo moral y económico", dijo en esa oportunidad la encargada de educación, género y trabajo en el FEM, Saadia Zahidi.