Montevideo.  El Gobierno de Uruguay dijo este jueves que requerirá financiamiento este año por US$3.077 millones, por lo que realizará emisiones de deuda por US$2.700 millones.

Del total, US$1.682 millones serán para el pago de intereses de deuda y US$1.535 millones para amortizaciones, mientras que el Gobierno espera tener un superávit primario de US$140 millones, de acuerdo con el último reporte trimestral de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía.

El país finalizó 2017 con un déficit fiscal de US$2.000 millones, equivalente a un 3,5% del Producto Interno Bruto, desde el 3,9% de 2016. La meta del Gobierno es alcanzar un déficit de 2,5% en 2019.

Uruguay, con grado de inversión, emitió en 2017 un bono global en pesos nominales a cinco años por US$1.250 millones y otro a diez por US$1.100 millones, obteniendo en cada caso una demanda casi cinco veces superior a lo adjudicado.

"El objetivo es continuar desarrollando el mercado en moneda local. Empezamos a construir la curva nominal en pesos, ahora hay que extender su duración", dijo el subdirector de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía, Antonio Juambeltz.

"El objetivo es continuar desarrollando el mercado en moneda local. Empezamos a construir la curva nominal en pesos, ahora hay que extender su duración", dijo en una conferencia por internet con inversores el subdirector de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía, Antonio Juambeltz.

La oficina también evalúa retornar a los mercados financieros con una emisión global en dólares tras 18 meses ausente.

Juambeltz descartó una emisión en euros y dijo que el país no está pensando en emitir "inmediatamente" un bono nominado en yenes. Uruguay incursionó exitosamente en el mercado japonés con dos títulos soberanos en 2007 y 2011.