Montevideo. Cada departamento del interior juega su partido como puede. Algunos cuentan con ventajas comparativas por su cercanía a puertos o al peso indiscutible que tiene ser vecino del gigante Montevideo.Captar inversiones no es la tarea central de un intendente y su administración, pero cada uno intenta imponer su impronta y su grano de arena porque saben que en la generación de empleo también se juega la chance electoral de los próximos comicios.

Los datos de la cantidad de proyectos y monto de inversión recomendados por la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) en 2016 por departamento, a los que accedió a El Observador, parecen pautar cierto grado de descentralización. Ese régimen permite a los inversores acceder a exoneraciones impositivas –con un beneficio mayor cuando el punto elegido está en el interior del país–, tanto para nuevos emprendimientos como para ampliación de negocios existentes, en un variado número de rubros que van desde la industria y el agro al comercio y los servicios.

Los jefes comunales consultados por El Observador valoran ese régimen en términos generales. Algunos dicen que tienen poco más para ofrecer en materia de incentivos fiscales, más allá de la contribución inmobiliaria, otros se las ingenian para apostar a parques industriales y zonas francas o probar suerte en giras por el exterior.

En diálogo con El Observador, el consultor privado y experto en inversión Diego Vallarino sostuvo que la ley de inversiones “no incentiva todo lo necesario” para cubrir los sobrecostos que tiene el interior, más allá de que la estructura de incentivos puede otorgar mayores puntajes según el departamento seleccionado.

“Eso se da en el interior, las inversiones tienen el mismo comportamiento que la economía de Uruguay. Grandes inversiones en Montevideo, después siguen Canelones y Paysandú. Se sigue viendo una relación directa con la economía, pero no con desarrollo específico de sectores y de la geografía en particular”, explicó.

En Colonia, el intendente Carlos Moreira dice que en el tema de promoción de inversiones su administración no tiene mucho para hacer, salvo “velar por reglas claras” y buscar que los procesos administrativos “no se tornen pesados” para los privados.

El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, dijo que su comuna cuenta con una agencia de promoción de inversiones que está instalada en el Parque de la Ciencia, cuya función es recibir propuestas y articular con los empresarios “con una pata privada y otra pública”. El objetivo primordial es “darle agilidad” a los distintos trámites y permisos que debe recorrer un inversor para cumplir con su propósito. La comuna canaria también intenta darle un “ordenamiento territorial” a sus inversiones, lo que ha provocado que se vayan formando corredores industriales en rutas como la 5 o la 108.

Orsi indicó que también apela a Uruguay XXI para salir al exterior, pero mantiene su propia agenda –como una reciente visita que realizó a Paraguay intentando cautivar a inversores guaraníes–.

A su turno, el asesor de inversiones de la comuna de San José, Francisco Zunino, indicó que en su departamento existe desde 2002 una norma que complementa a la ley de inversiones y que otorga beneficios extra; por ejemplo, mediante exoneración de tributos municipales. El trabajo de promoción se realiza de forma directa a través de convenios con regiones de diferentes países y a través de Uruguay XXI. Hoy día hay algunos proyectos avanzados, como un parque industrial logístico, comercial y empresarial en un predio 110 hectáreas a cinco kilómetros de la capital. Se trata de inversores en su mayoría extranjeros que ya recibieron interés de unas 30 empresas para instalarse en el predio. Otros proyectos de menor tamaño están a estudio, por ejemplo un tambo para la elaboración de quesos de oveja.

En Colonia, el intendente Carlos Moreira dice que en el tema de promoción de inversiones su administración no tiene mucho para hacer, salvo “velar por reglas claras” y buscar que los procesos administrativos “no se tornen pesados” para los privados.

El jerarca indicó que en los últimos años su departamento sufrió un descenso en el arribo de capitales privados, producto del magro desempeño de la inversión inmobiliaria que históricamente han liderado los argentinos. De todas formas, el intendente destacó el buen desempeño en materia de inversiones que están mostrando rubros vinculados al turismo, como la gastronomía y hotelería. “Tengo tres proyectos turísticos muy importantes”, reveló.

Por su parte, en Río Negro, el intendente Óscar Terzaghi tiene como carta más ambiciosa para captar nuevas inversiones a futuro la consolidación de un parque industrial en el predio donde en su momento se había proyectado la planta de la compañía Ence, que luego Montes del Plata terminó ejecutando en Conchillas. En ese predio está a punto de comenzar a funcionar el emprendimiento lácteo Alimentos Fray Bentos, donde la empresa argentina La Sibila y Claldy desembolsaron US$ 100 millones para montar una fábrica para procesar leche en polvo y fórmulas infantiles.

El parque tiene una superficie de 150 hectáreas y ese emprendimiento solo ocupará 6. La otra iniciativa en la cual el departamento tiene esperanzas es en la explotación del puerto de Fray Bentos, luego que la ANP instalara una grúa portacontenedores que demandó US$ 3,5 millones. La comuna ya tuvo contacto con inversores paraguayos que podrían recalar en tierras fraybentinas.

En Paysandú, el director de administración de la intendencia, Gastón Núñez, destacó como la última gran inversión industrial en su departamento la nueva planta de Pili, que demandó más de US$ 30 millones, siendo hoy una de las principales fuentes de empleo. De todas formas, la intendencia reconoce que hoy es “imposible” promover que lleguen nuevas industrias intensivas en mano de obra que puedan suplantar fábricas emblemáticas, como Paylana, que llegó a emplear más de 1.000 trabajadores. De hecho, la intendencia adquirió el predio al Fondes de cuatro manzanas de la extinta textil para impulsar la construcción de viviendas, la instalación de un centro educativo de UTU, y destinar un espacio menor a emprendimientos productivos que empleen como máximo a 100 trabajadores. Otro de los planes para promover la inversión y el empleo en la construcción en Paysandú es aprovechar los beneficios tributarios de la ley de inversiones para instalar estacionamientos en el microcentro de la capital, anunció Núñez.