La recaudación total neta de la Dirección General Impositiva de Uruguay -excluida la devolución de tributos-, alcanzó en abril los $13.511 millones, (unos US$711 millones) es decir 8,3% más que en igual mes de 2010, según datos que difundió este martes el organismo estatal. Descontado el efecto inflacionario la variación interanual de la recaudación fue 0,0%.

La recaudación total bruta, en términos reales, tuvo una variación de 0,1%. La diferencia entre la variación de ambas recaudaciones (bruta y neta) se explica en la devolución de impuestos que tuvo una variación positiva de 1,4%.

Sin contar a las empresas públicas, el registro de recaudación es algo diferente. Las variaciones en términos reales de la recaudación bruta y neta en la comparación abril 2001 con abril 2010 fueron 0,3% en ambos casos.

En abril los impuestos al consumo aumentaron en su recaudación, descontando el efecto inflacionario 4,2% y representaron el 58,4% del total de ingresos que tuvo el organismo.

En ese mes, en relación a abril 2010, el IVA aumento en su recaudación 3,3% y el IMESI, 8,6%.

Los impuestos a la renta disminuyeron su recaudación en abril, por la caída del IRAE (-13,0%, porque el IMEBA aumentó 20% y el IRPF 2,9%.

Enero-abril

La recaudación total neta acumulada en 2011 al cierre del mes de abril, medida siempre a pesos constantes, fue 3,3% superior a la de igual lapso del año anterior. En tanto la recaudación total bruta tuvo una variación de 3,8%.

Sin embargo los números varían notablemente si se excluye a las empresas públicas que en los primeros cuatro meses mostraron un buen desempeño en términos tributarios y hasta extraordinario como ocurrió en marzo.

Entonces la recaudación total neta sin empresas públicas en el período enero-abril 2011 fue, medida a precios constantes, 6,5% superior a la del período enero-abril 2010 mientras que la recaudación bruta fue 6,9%.

Los impuestos al consumo IVA e IMESI mostraron tasas de crecimiento de 5,4% en el cierre a abril donde la tasa de crecimiento del IVA fue 4,3% y la del IMESI 10,6%.

En tanto, la recaudación por impuestos a la renta tuvo un leve aumento de 0,8% acumulada en el período. Todos los impuestos a la renta (IMEBA, IRPF, IASS e IRNR) crecieron en su recaudación salvo el IRAE que cerró abril con una variación negativa (11,5%).

El informe oficial señala que la porción de la recaudación proveniente de las empresas privadas puede presentar mayores tasas de crecimiento en los próximos meses. No obstante se aclaró que eso dependerá del dinamismo que tenga la utilización de beneficios fiscales orientados a la promoción de inversiones.

La recaudación del IRPF tuvo un crecimiento destacable en el acumulado a marzo (11,8%), y el IASS creció en forma más moderada (5,7%).

El IMEBA, que es el impuesto que grava la enajenación de bienes agropecuarios continúa con una tendencia creciente y en el acumulado a abril su recaudación creció 22,6%. El comportamiento que tuvo el IRNR marcó un crecimiento con tasas muy altas en todos los meses desde enero, excepto en abril. En la variación acumulada creció 55,6% y por ello tuvo una incidencia destacable en la suba de la recaudación total de Impositiva.

La DGI recordó que ese impuesto tiene componentes de alta volatilidad en su base imponible por lo que no se puede presumir que mantendrá esa tendencia.

Finalmente la recaudación por impuestos a la propiedad tuvo un ligero aumento de 0,7% en la variación acumulada al cierre de abril. La recaudación del impuesto al Patrimonio tuvo una variación casi nula (-0,1%) y el Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales tuvo un crecimiento de 5,9% desde enero a abril inclusive.