Montevideo. A casi dos años de haber emitido su último bono global nominado en dólares y tras un 2017 con pleno financiamiento en moneda local, Uruguay retorna este jueves a los mercados internacionales con su bono más largo en divisa extranjera en una operación que incluye la recompra de títulos soberanos.

El país sudamericano estimó este jueves que el precio inicial para su nueva emisión se ubicaría 235 puntos base por encima de las notas equivalentes del Tesoro de Estados Unidos. La colocación se realizaría este jueves, dijeron fuentes oficiales a Reuters.

El nuevo bono, el más largo emitido hasta hoy por Uruguay, tendrá una vida promedio de 36 años y se espera que sea calificado con nota Baa2/BBB/BBB-. Su vencimiento será en abril de 2055.

La operación contempla además una oferta de recompra de los títulos globales en dólares: 2022 con cupón 8,0%, 2024 con 4,5%, 2025 con 6,8% y 2033 con 7,8%.

El ministro de Economía, Danilo Astori, había dicho a fines de marzo a Reuters que era "inminente" la emisión de un título soberano para comenzar a cubrir las necesidades de financiamiento del país, estimadas en unos US$3.000 millones este año.

El nuevo bono, el más largo emitido hasta hoy por Uruguay, tendrá una vida promedio de 36 años y se espera que sea calificado con nota Baa2/BBB/BBB-. Su vencimiento será en abril de 2055.

Uruguay registró en febrero un alto déficit fiscal de 3,5% y el objetivo de las autoridades es reducirlo en un punto porcentual el próximo año, cuando termina el mandato del actual gobierno. El país, que por primera vez cuenta con la calificación de tres agencias un escalón arriba del grado inversor, se financió totalmente en pesos uruguayos en 2017.

Los bonos globales en pesos uruguayos emitidos a cinco años, por el equivalente a US$1.250 millones, y a 10 años, por US$1.100 millones, captaron en junio y septiembre la atención de inversores ávidos por papeles emergentes, con una demanda que quintuplicó la colocación del Gobierno.

El director de La Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía, Herman Kamil, explicó la importancia de retornar a los mercados internacionales con un papel nominado en moneda extranjera.

"Es la fuente de fondeo más profunda que tenemos y es importante mantener un vínculo activo con el conjunto de inversores en nuestros títulos en moneda dura", dijo en noviembre en el VI Foro Económico y Financiero de Thomson Reuters en Montevideo.

La última operación de Uruguay en moneda extranjera fue en julio de 2016 con la reapertura de sus títulos en dólares con vencimiento a 2027 y 2050, por US$1.147 millones.

BBVA, Citigroup y HSBC han sido designados para gestionar el acuerdo de manera conjunta. Los recursos provenientes de la colocación serán destinados a propósitos generales, incluyendo el financiamiento de inversiones y la refinanciación de deuda.