Los rubros que lideran el crecimiento de la economía en Uruguay no son los que están al frente en materia de generación de puestos de trabajo, de acuerdo al Informe de Coyuntura que preparó el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la Universidad de la República. “Se trata de un fenómeno puntual y no de una tendencia” explicó el economista Alvaro Brunini, uno de los redactores del capítulo sobre empleo e ingresos.

El trabajo académico también constató que el empleo reacciona más despacio a los cambios que la actividad económica. Eso permitió que en la crisis de 2009 la desaceleración económica no fuera acompañada al mismo ritmo por la baja de la tasa de empleo, que cayó pero de manera más moderada.

El documento presentado esta semana analizó las principales variables del mercado de trabajo en 2010. Se afirma que “los sectores que actualmente lideran el crecimiento económico no estarían incrementando significativamente los niveles de empleo, de manera que la rápida expansión del producto no tendría necesariamente un correlato en la generación de empleo, mientras que la industria, que aún se está recuperando de la caída verificada durante la crisis, todavía tendría margen para seguir creciendo basado en el incremento de horas trabajadas”.

Se destacó que, pese a la leve caída en la tasa de empleo, el año pasado se crearon unos 13 mil nuevos puestos de trabajo.

El sector de actividad que más contribuyó al incremento de los ocupados el año pasado fue el de bienes primarios con un aumento de 24% respecto a 2009. La suba hizo incrementar la participación de ese sector en el empleo total que pasó de 10,7% en 2009 a 12,7% en 2010. Sin embargo en el rubro comercio, restaurantes y hoteles –que es el de mayor peso relativo en el empleo– el número de ocupados disminuyó 2%. Ese sector redujo su participación en el mercado de trabajo total a pesar de ser uno de los que tuvo un fuerte crecimiento en el PBI. En tanto, la industria manufacturera, otro sector de marcada incidencia en el empleo total, junto a electricidad, gas y agua, redujeron el número de ocupados en 1% de acuerdo a la publicación del Instituto de Economía.

Brunini explicó que hay sectores que crecieron en actividad sin necesidad de expandir el empleo. Es el caso de los vendedores de televisores LCD, que trabajaron mucho durante el Mundial de fútbol pero no requirieron de más vendedores. En otros casos, como en la agricultura, el proceso de cambio tecnológico incidió sobre el número de empleo, comentó el analista.

Por su parte, el economista Jorge Notaro señaló que las actividades económicas tienen distintas elasticidades que refieren a la relación entre el crecimiento de un producto y el aumento de las personas ocupadas. Eso implica que un incremento de la producción, no necesariamente es acompañado de una ampliación del personal empleado de igual magnitud. Además, algunas áreas son intensivas en mano de obra. Sectores como el textil, vestimenta y manufacturas de cuero requieren de más personal que el metalúrgico y la industria del plástico.

Notaro también señaló como factor coyuntural que incide en el empleo a los cambios tecnológicos, que generan ahorros en mano de obra.

“Hoy es un hecho que la industria de la madera, celulosa, papel y cartón muestran un gran aumento de la producción con valores de exportación muy altos, pero todo se hace con poco personal y mucho capital”. “Es un poco la característica de la industria moderna que requiere de alta inversión para mantener solo una parte de los empleos tradicionales” explicó Notaro a El Observador.

Según el Informe de Coyuntura, el crecimiento del empleo en 2010 respecto a 2009 se explicó por el aumento en la tasa de empleo femenino, dado que el masculino siguió disminuyendo. La suba del empleo femenino se verificó en todas las regiones del país incluso donde el empleo global cayó fuertemente como es el caso de las localidades pequeñas y rurales. En el otro sentido se comportó la gráfica del empleo de los hombres que bajó en todas las regiones, excepto en Montevideo donde subió levemente.

La actual tasa de empleo de Uruguay (60%) está en un nivel récord, y ubica al país en una buena posición a nivel regional aunque aún lejos de los registros de Estados Unidos y Europa. En los países desarrollados la tasa de actividad femenina es mayor que en Uruguay y eso explica la diferencia.

Brunini comentó que en 2010 la tasa de empleo no siguió creciendo como lo venía haciendo y estadísticamente quedó estancada. Dijo además que la proyección para 2011 es que el empleo crezca y la tasa de desempleo caiga, y “por tanto el mercado laboral será más dinámico este año que en 2010” concluyó.

El Informe de Coyuntura prevé que en el marco de la recuperación económica esperada para 2011 –ahora se ajustó a 6,5% el crecimiento del PBI– la demanda de empleo retomará la senda creciente aunque con tasas moderadas. “La estimación puntual de crecimiento de la tasa de empleo para 2011 es de 0,7 puntos porcentuales, lo que significa que se crearán en el año unos 25 mil nuevos puestos de trabajo”, señaló el estudio.