El gobierno de Uruguay elevó su proyección de inflación promedio para este año a 7,6%, desde 7,5% que preveía en mayo, de acuerdo con el proyecto de ley de Rendición de Cuentas enviado este sábado al Congreso.

El aumento en los precios al consumidor esperado por el gobierno es a su vez mayor al previsto en el Presupuesto.

"En comparación a lo previsto en la RC2010 (Rendición de Cuentas del 2010) se han producido desvíos significativos en la evolución de los precios domésticos. En efecto, en el último año se han mantenido presiones inflacionarias que han evitado la convergencia de la tasa de inflación a la meta establecida", de entre 4 y 6%, explica el texto.

La inflación se ubicó en 8,06% en los últimos 12 meses a mayo.

"Para los próximos meses se espera que dichas presiones se reduzcan como reflejo del enfriamiento de la economía, la caída de los precios de los productos comercializables internacionalmente y una actitud más cautelosa de los actores sociales en los procesos de negociación salarial que se inician en las próximas semanas", dice el proyecto de ley.

El gobierno también advirtió que el déficit fiscal será mayor en los próximos años debido a un incremento en el pago de intereses.

Confirmó el aumento del déficit fiscal a 1,7% del Producto Interno Bruto para 2012, desde 1,0% estimado en la Rendición de Cuentas del año pasado, una subida que ya había anunciado.

Para 2013 espera un déficit fiscal de 1,4% del PIB, desde 0,9%, mientras que para 2014 aumentó la meta a 1,2%, desde 0,8%.

En 2015 espera un déficit fiscal de 1,0% del PIB, en lugar de 0,7% augurado previamente.

El Gobierno prevé además que el peso cierre este año a 20,83 unidades por dólar en promedio. El viernes, la moneda cerró a 21,95 unidades por dólar en el mercado interbancario.