El subsecretario del ministerio de Desarrollo Social (Mides) del uruguay, Lauro Meléndez, refutó las críticas que ha recibido la cartera por la respuesta brindada ante la ola de frío que causó la muerte de cinco personas. Dijo que “no se trata de una falta de respuesta (del ministerio), sino de la falta de un dispositivo para convencer a la gente que vaya a los refugios”.

Los fallecimientos preocuparon al presidente José Mujica, que este lunes en el Consejo de Ministros trata el tema con todo el gabinete. En el encuentro estará presente la ministra de Desarrollo Social, Ana María Vignoli, que acaba de llegar de Río de Janeiro, según dijo Meléndez. La ministra había viajado para participar del Foro de San Pablo.

Meléndez manifestó que no hay “falta de respuesta”. “El viernes se inauguraron 130 nuevos cupos (en refugios), de los cuales ya tenemos 80 ocupados”, señaló. Al mismo tiempo, indicó que en los últimos días ha aumentado el número de llamadas al Mides solicitando ayuda, aunque no brindó cifras precisas.

Respecto al hombre que murió en la madrugada del domingo, el jerarca señaló que hacía tiempo que personal del Mides quería convencerlo para que se hospedara en un refugio, “pero no había manera de convencerlo”. Incluso, agregó, los vecinos también intentaron hacerlo y “no hubo forma”.

En este sentido, Meléndez destacó la labor de la población. Muchos de los indigentes que han ingresado a los refugios, lo han hecho gracias a la ayuda de la población que “ha dado una mano”, dijo.

Campaña y polémica. Consultado por la campaña que lanzó el Mides junto a la Intendencia Municipal de Montevideo, incentivando a la población a no ayudar a los indigentes, Meléndez explicó que existe una diferencia entre este tipo de ayuda y la que el ministerio quiere desestimular.

“Nosotros no queremos consolidar la situación de calle, por eso decimos de no llevarles colchones y frazadas, porque lo mejor es estar bajo techo. Sí queremos que nos ayuden a convencerlos a que vayan a un refugio para que pasen la noche en un lugar protegido”, declaró.

La campaña generó críticas desde la oposición. La diputada Ana Lía Piñeyrúa señaló a Últimas Noticias que la medida que tomó el Mides y la comuna le parece “un verdadero disparate” y añadió que es “inadmisible que haya gente que se esté muriendo en la calle cuando el país vive el mayor crecimiento económico de su historia”. En declaraciones a radio El Espectador, la legisladora señaló que le parece insólito que se desestimule el espíritu solidario de los uruguayos, cuando existen varias brigadas de jóvenes que recorren las calles durante la noche, dándole a estas personas algo caliente para comer. “Por supuesto que lo mejor no es que queden en la calle, pero si en algo se los puede ayudar está bárbaro”, agregó.