Montevideo. Más de 40% de los depósitos de uruguayos residentes en el país se encuentra en instituciones fuera de fronteras.

Según publica el diario El Observador, este porcentaje se mantiene invariable desde la crisis económica de 2002 cuando la plaza local concentraba 78% de los ahorros uruguayos.

Si bien en la actualidad el sistema local recuperó sus fundamentos y ya nadie duda de su estabilidad y liquidez, el porcentaje de ahorros fuera del país se mostró prácticamente invariable en los últimos ocho años.

Los expertos consultados por el matutino coincidieron en que las modificaciones que prevé implementar el gobierno en la actual legislación tributaria no constituyen un estímulo para el retorno de esos capitales a la plaza local.

“No es un fenómeno fácil de analizar”, señaló la líder de sector para la industria financiera de PricewterhouseCoopers, Ana María Pereyra.

“Podría esperarse que los depósitos en el exterior volvieran después de la crisis. Pero todavía persisten los riesgos, no riesgo por el sistema bancario, sino que los ahorristas todavía perciben riesgos de que en el futuro sean castigados por cambios impositivos”, explicó.

“Lo que preocupa a alguien que coloca su dinero dentro o fuera del país es tener la certeza de que va a volver a tenerlo cuando así lo desee”, señaló el analista y socio de la consultora CPA/Ferrere, Bruno Gili.

“El depositante lo que busca es liquidez con una cierta rentabilidad mínima a bajo riesgo. Lo que se rompió en 2002 fue la certeza de que se iba a devolver la plata, pero eso hoy no está en discusión”, precisó Gili.

En una columna publicada el sábado en El Observador, el empresario Daniel Ferrere señaló que quienes mantienen sus dineros en el exterior lo hacen porque "le tienen miedo a los gobiernos".

"La gente sabe que los gobiernos son peligrosos. (...) Quien crea que los que tienen dinero lo mantienen afuera en base a un simple cálculo de impuestos, le erra en el análisis”, sostuvo.