Caracas. Expectativa. Eso existe en la Organización de Consumidores y Usuarios de Venezuela (OCU) sobre el nuevo Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), que podría agilizar la obtención de divisas en el país.

"Es una alternativa de Cadivi (Comisión de Administración de Divisas), que puede significar una solución", dice Wolfgang Cardozo, presidente de la organización.

Hasta ahora, la OCU no tiene reportes de quejas de los usuarios, pues se estima que el modelo todavía debe "madurar". Espera en todo caso que no se repita la experiencia de Cadivi, dado que por esa estructura han recibido "muchos" reclamos.

Cardozo cree que hay una buena posibilidad de recibir dólares a un precio razonable. Sin embargo, sus pares de la Asociación Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco) tienen una percepción distinta: estiman que el Sitme es discriminatorio.

Roberto León Parilli, presidente de Anauco, rechaza cualquier sistema que limite la libre compra-venta de divisas. Hasta ahora han reportado algunas quejas de usuarios, principalmente por la falta de información para acceder al naciente modelo.

En Anauco recuerdan que tan solo por el sistema de Cadivi, debieron asesorar a más de 200.000 personas. Su principal reclamo es que la plataforma los inhabilitó, por supuestas irregularidades en la utilización de las divisas.

Casas cerradas. Los grupos de defensa al consumidor coinciden en destacar los efectos que ha tenido la intervención de algunas casas de bolsa. León Parilli explica que los clientes están afectados, porque se les mantienen retenidos sus títulos sin respuesta.

Cardozo destaca la situación de los usuarios de U21, quienes en la mayoría de los casos no tienen respaldo de su inversión. Esto ocurre por el modelo de la inversión, que no estaba amparada en títulos tradicionales.

Al resto de los inversionistas, la OCU les aconseja acudir a la Caja Venezolana de Valores para corroborar la existencia de sus títulos. En todo caso, en Anauco, por ejemplo, dicen que ya están organizando a un grupo de usuarios para activar acciones al respecto.

Los únicos gastos que podrían tener actualmente los clientes de las casas de bolsa intervenidas son los intereses que puedan adeudar por los créditos de compra de bonos. Cardozo explica que, en ocasiones, los usuarios pidieron financiamiento bancario para adquirir los papeles.