El 2015 será un año de obras para México a lo largo del cual se pondrán en marcha al menos 12 proyectos de infraestructura que ocuparán prácticamente los cuatro puntos cardinales de la capital.

Los gobiernos federal y del Distrito Federal deberán licitar y arrancar los procesos constructivos correspondientes para ampliar las redes de transporte público, terminales interurbanas y de trayectos nacionales e internacionales y las vías para uso del automóvil particular que cruzan la urbe.

Los frentes de obra que serán abiertos a lo largo del próximo año ocuparán prácticamente los cuatro extremos de la capital y únicamente la zona centro permanecerá libre de trabajos.

El desarrollo de estos proyectos también detonará una inversión estimada en 174 mil 751 millones de pesos mexicanos (US$11,8 mil millones) que destinarán los dos niveles de gobierno para la ampliación de la infraestructura de la ciudad.

A casi tres años de que concluyó el último proceso de expansión del Metro, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) retomará su ampliación con obras en cuatro líneas que beneficiarán a la población del norte, oriente y poniente del DF y el Estado de México.

Estos proyectos se llevarán a cabo mediante una inversión combinada que dirigirán la Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal (Sobse), la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la administración mexiquense.

En la zona sur arrancará la construcción del mayor túnel vehicular que cruzará el subsuelo de la capital para que el Circuito Interior, a la altura del Río Mixcoac, libre el cruce con avenida Insurgentes y se consolide como el primer anillo vial de la ciudad sin interrupciones.

Esta obra estará acompañada por la construcción de una rampa de de-sincorporación para el distribuidor de Molinos, en dirección a avenida Revolución, y una adecuación vial en las laterales del Circuito Interior al cruce con calzada de Tlalpan.

En la delegación Álvaro Obregón, al poniente de la ciudad, comenzará la construcción del último tramo del tren interurbano que llegará a la capital desde Toluca y que ingresará en dirección a Observatorio por la zona de Santa Fe.

La llegada del tren México-Toluca estará acompañada de dos proyectos que aún no se han definido: la construcción de un tercer piso vehicular coincidente con el trazo del viaducto férreo y la modernización integral de la Línea 1 que estará a cargo del STC.

En el oriente de la ciudad se desarrollará el proyecto más ambicioso del gobierno federal para la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en una extensión de cuatro mil 430 hectáreas correspondientes al exlago de Texcoco.

Aunque las obras para la nueva terminal aérea deberán comenzar en los próximos meses, la actual administración federal reconoció que la magnitud del proyecto impedirá que sea puesto en marcha antes de 2018.

Sin embargo, para el resto de los proyectos, el próximo año será definitivo en cuanto a la puesta en marcha de los procesos licitatorios y de puesta en obra, con miras al término de las administraciones del presidente Enrique Peña Nieto y del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa.