Río de Janeiro. El valor de las exportaciones de café brasileño cayó un 26,6% en enero con respecto al mismo mes del año pasado, hasta los US$373,8 millones, informó este lunes la patronal del sector, el Consejo de Exportadores de Café (CeCafé).

A pesar de la caída de la facturación, el volumen de las exportaciones subió un 5,9% y se situó en los 2.699.128 sacos de 60 kilogramos, según un comunicado.

El precio por saco se fijó en los US$138,51, cifra inferior a los US$199,66 a los que se cotizaba en enero de 2013 y a los US$272,48 de enero de 2012, según el balance de CeCafé.

Las ventas a Estados Unidos, primer mercado brasileño con cerca del 20% de la participación, subieron un 1,94%, mientras que Alemania elevó sus compras un 10,53% y se asentó como segundo mercado del café brasileño.

Italia, tercer cliente de las exportaciones, aumentó sus compras en un 8,6% y Japón, como cuarto comprador, redujo sus embarques un 37,35%, según el balance.

El café arábiga, de mayor calidad, representó el 84,8% de las ventas exteriores, seguido del soluble (10,7%), del tipo robusta, de calidad más baja, (4,5%) y del molido (0,1%).

El director general de CeCafé, Guilherme Braga afirmó en el comunicado que las ventas de enero "mantienen la tendencia de recuperación" en términos de volumen.

Braga calculó que, de seguir esta tendencia, las exportaciones alcanzarán 33 millones de sacos en el año, lo que superaría al dato de 2013 (31 millones de sacos).

En 2013 la facturación del café brasileño bajó un 19% y se situó en los US$5.150 millones, a pesar de que el volumen de ventas subió un 10,2%.