Caracas. Venezuela adjudicó US$4.200 millones del bono soberano 2031 lanzado la semana pasada, con el que el gobierno del presidente Hugo Chávez busca aliviar la sed de divisas de las empresas del país petrolero, informó este lunes el Banco Central.

La emisión, la primera desde agosto del 2010, cuando Venezuela lanzó US$3.000 millones en un bono al 2022, tiene un precio a la par y un cupón del 11,95%.

Operadores del mercado dijeron que la demanda por el Bono Soberano Internacional Amortizable 2031 superó ampliamente la oferta, lo que sería muestra de la gran necesidad de divisas que tienen las empresas del país sudamericano, donde rige un control cambiario desde el 2003.

El emisor no ofreció detalles sobre la naturaleza de la oferta en su anuncio de resultados, que puede consultarse en el portal web del Banco Central (http://www.bcv.org.ve/c5/pdf/resuglobal2031.pdf).

"Una vez culminado el período de recepción de las órdenes de compra, se evidenció el éxito de esta emisión por la gran demanda obtenida", dijo el Ministerio de Finanzas en un comunicado.

El bono 2031 avanzaba este lunes a las 1600 GMT unos 0,899 puntos a un precio de 82,939 y un rendimiento de 14,630%, según datos de Thomson Reuters.

Esta emisión, destinada a recaudar recursos para gasto público antes de las elecciones presidenciales del 2012, se une a las tres operaciones de bonos por US$8.000 millones que la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) realizó este año.

El ministerio de Finanzas había dicho en la convocatoria que se privilegiarían las solicitudes de las empresas de sectores productivos .

Las empresas suelen acudir masivamente a las operaciones de deuda para obtener divisas a un precio superior a la tasa oficial de 4,3 bolívares por dólar, pero sensiblemente inferior al precio del billete verde en el mercado no regulado.