El gobierno ha incrementado el uso de la deuda pública interna en los últimos años, para obtener suficientes recursos que le permitan cubrir sus gastos. Pero a su vez, pareciera querer aprovechar los altos índices de inflación en el país y protegerse ante una eventual devaluación.

Analistas consultados reiteran que al Ejecutivo también le conviene emitir en bolívares, debido a lo costoso que le resulta hoy en día emitir en el mercado externo o en divisas. Resaltan que la inflación es un gran incentivo para emitir en bolívares; así como las expectativas de devaluación, que para muchos es posible sea para después del siete de octubre de 2012 o comienzos de 2013.

La estrategia de más deuda pública interna se ha profundizado desde 2006, cuando ese año finalizó en 36.234 millones de bolívares fuertes, mientras que al cierre del mes de junio de 2011 alcanzó la cifra de Bs.F. 138.522 millones. Esto significa un aumento de 282% en apenas un quinquenio, según la data suministrada por el Ministerio de Planificación y Finanzas.

Además del financiamiento que aporta al Ejecutivo el endeudamiento público, la estrategia de emitir más bonos de Deuda Pública Nacional (DPN) y Letras del Tesoro, le resulta mucho más beneficioso para el manejo de sus finanzas.