Caracas. El vicepresidente venezolano, Tareck el Aissami, informó este martes del allanamiento policial a 596 empresas supuestamente vinculadas con delitos financieros como el contrabando de billetes y la "imposición" de tasas en el mercado paralelo de divisas que opera a la sombra del control cambiario estatal.

"Ahora mismo están allanando 596 empresas a lo largo y ancho del territorio nacional y vamos a desmembrar, desarticular y capturar a todas las personas que están comprometidas con estas redes del crimen organizado", dijo el Aissami durante una alocución televisada.

El vicepresidente aseguró que existen "redes internacionales de crimen organizado" que buscan "afectar el sistema financiero" nacional, "y desestabilizar y boicotear la economía venezolana".

Ante ello, el Gobierno de Nicolás Maduro desplegó este lunes la operación "Manos de Papel" en la que se incautaron "importantes sumas de dinero en efectivo", dólares y pesos colombianos entre el botín, así como 22 propiedades. También fueron detenidas 86 personas y se completaron 125 órdenes de allanamiento.

El Gobierno de Nicolás Maduro desplegó este lunes la operación "Manos de Papel" en la que se incautaron "importantes sumas de dinero en efectivo", dólares y pesos colombianos entre el botín, así como 22 propiedades.

"Es la operación policial más grande que se haya hecho en la historia de Venezuela", aseguró El Aissami al explicar que funcionarios de Inteligencia, Investigación y Anticorrupción participaron en esta acción.

"Hemos visitado empresa por empresa, para capturar y detener a estas redes criminales (...), hemos detectado además que parte de estas empresas son empresas de maletín, que son fachadas utilizadas por el crimen organizado", prosiguió.

Acusaciones a Colombia. El Aissami, acusó al Gobierno colombiano de amparar a organizaciones "mafiosas" que contrabandean bolívares, tras la detención de unas 86 personas acusadas de extraer el papel moneda.

Los funcionarios venezolanos denuncian desde hace años que parte del efectivo sale hacia Colombia para concretar operaciones cambiarias que sirven de válvula de escape al férreo control de cambios que ha mantenido el Gobierno por más de una década y se quejan de la poca colaboración de sus pares del vecino país para detener esos movimientos.

"Todas estas redes de corrupción vinculadas a las mafias cambistas tienen, y así lo denunciamos, el amparo y la protección del Gobierno colombiano del presidente Juan Manuel Santos", dijo el vicepresidente venezolano en la principal televisora estatal.

El Aissami informó que ordenaron congelar más de mil cuentas bancarias de personas presuntamente vinculadas con la extracción y reventa de los bolívares en Colombia y mencionó que la mayoría se mantenían operativas en Banesco, el banco privado más grande del país por activos.

En la lucha para enfrentar al mercado paralelo de divisas, el Gobierno también confirmó la detención de un empresario venezolano al que vincula con la difusión de una tasa de cambio informal en redes sociales.

El presidente Nicolás Maduro ordenó hace unas semanas iniciar las gestiones para reducir en junio tres ceros a la moneda y emitir una nueva familia de billetes para facilitar las transacciones en un país que experimenta una inflación de más de 8.000% anual, según la medición del Congreso opositor.

En 2016 Maduro había ordenado el retiro del billete de 100 bolívares, el de mayor denominación para el momento, tras denunciar que buena parte de ellos salían de contrabando hacia Colombia. La medida fue postergada y en su lugar el Banco Central de esa nación ha ido ampliando el cono monetario.

*Con información de DW y Reuters.