Caracas.- El ministro venezolano de Comunicación, Jorge Rodríguez, anunció la apertura de 300 franquicias de casas de cambio en hoteles, aeropuertos y centros comerciales del país.

"Se van a abrir 300 franquicias de casa de cambio en hoteles, aeropuertos, centros comerciales, de manera que cualquier persona, basado en el cambio derivado de las subastas, pueda ir con sus divisas a cambiarlas", explicó.

"Desaparece por completo el dólar criminal", aseguró en referencia a la imposición del denominado dólar paralelo, que tiene un valor por encima del oficial.

En rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores, casa de gobierno en Caracas, el ministro aclaró que el tipo de cambio del día se deriva de las subastas que realice el Banco Central de Venezuela.

Las franquicias se abrirán para que "las personas libremente puedan cambiar las divisas", reiteró Rodríguez al destacar la importancia que tiene el anclaje del salario al petro, la criptomoneda venezolana.

Mediante las subastas, los venezolanos podrán conocer a diario el valor de cada divisa convertible como el euro, el yuan, el dólar, la rupia y el petro.

Enfatizó que en el país se establecerá un tipo de cambio único fluctuante, basado en las subastas que cambiarán periodicidad a través del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom).

"Se va a establecer un cambio único fluctuante basado en las subastas que se realizarán, en principio, tres subastas semanales y luego llegaremos hasta cinco subastas semanales por vía del llamado Dicom", puntualizó.

El ministro hizo estas declaraciones un día después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirigiera a la nación para realizar algunos anuncios de cara a una nueva etapa en el tema económico.

En su discurso, el mandatario dijo que el nuevo sistema que regirá a partir del 20 de agosto tendrá el petro como referencia de anclaje para el movimiento de toda la economía.

Será la criptomoneda venezolana la unidad de cuenta fluctuante que servirá para fijar el valor del trabajo y los bienes de consumo.