Caracas. La Asamblea Nacional venezolana, dominada por el oficialismo, aprobó este jueves una ley que casi duplica la deuda pública para este año, en medio de críticas de la oposición que califica de innecesaria la medida debido a los altos precios del petróleo en el mercado mundial.

La semana pasada, el presidente Hugo Chávez solicitó unos 45.000 millones de bolívares (unos US$10.500 millones) adicionales, que se sumarán a los 52.201 millones de bolívares ya aprobados para este año, incluyendo refinanciamiento, tanto en moneda nacional como extranjera.

Con esta ley, el gobierno tendrá autorización para emitir más bonos hasta finales del 2011.

El vicepresidente Elías Jaua dijo que Venezuela puede hacer ese nivel de emisiones debido a que "hay confianza" en la economía del país miembro de la OPEP.

Adversarios de Chávez dicen que el nuevo endeudamiento fue pedido por el mandatario para tener mayores recursos cuando se avecina un año electoral.

"Hay que ser bien caraduras para engañar a este pueblo diciéndole que ahora sí, en este año electoral voy a solucionar los problemas endeudándome (...); no han podido cumplir y el próximo año van a pasar como el peor gobierno", dijo el diputado opositor César Rincones.

Según la ley, se busca obtener unos US$1.400 millones para cancelar intereses y comisiones, en tanto que unos US$930 millones se destinarán a "refinanciar y reestructurar la deuda pública".

Además del servicio de deuda, el dinero solicitado será destinado a financiar un ambicioso plan del Gobierno para la construcción de viviendas, una iniciativa para crear empleo y un programa de ayuda al campesino para elevar la producción agrícola .

La oposición asegura que aumentar la deuda es innecesario debido a que el presupuesto está calculado a un precio de US$40 por barril de crudo y en la actualidad bordea los US$100. Además, asegura que los planes que impulsa Chávez son parte de su campaña para la reelección en los comicios del 2012.