Caracas. La Asamblea Nacional venezolana, dominada por el oficialismo, aprobó este jueves duplicar la deuda pública de este año, mediante una ley que dotaría de liquidez al presidente Hugo Chávez para alimentar sus programas sociales de cara a las elecciones presidenciales del 2012.

La semana pasada, el izquierdista Chávez solicitó unos 45.000 millones de bolívares (unos US$10.500 millones) adicionales, que se sumarán a los 52.201 millones de bolívares ya aprobados para este año, incluyendo refinanciamiento, tanto en moneda nacional como extranjera.

La medida allanaría el camino para que el país vuelva al mercado internacional de capitales con papeles denominados en dólares.

Durante las casi cinco horas que duró el acalorado debate, adversarios de Chávez aseguraron que aumentar la deuda es innecesario dado el alto precio del barril de petróleo, principal producto de exportación del país.

"Hay que ser bien caraduras para engañar a este pueblo diciéndole que ahora sí, en este año electoral voy a solucionar los problemas endeudándome (...); no han podido cumplir y el próximo año van a pasar como el peor Gobierno en los anales de la historia", dijo el diputado opositor César Rincones.

Sin embargo, para el oficialismo el endeudamiento adicional es necesario.

"Existen necesidades urgentes que atender: graves problemas en infraestructura, la crisis alimentaria y el tema de la vivienda, que obliga a que tengamos dinero en caja, para hacer contratación de obras inmediatas", dijo el diputado del gobernante PSUV, Luis Acuña.

Según la ley, se busca obtener unos US$1.400 millones para cancelar intereses y comisiones, en tanto que unos US$930 millones de dólares se destinarán a "refinanciar y reestructurar la deuda pública".

Además del servicio de deuda, el dinero solicitado se usará para financiar un ambicioso plan del Gobierno de construcción de viviendas, una iniciativa para crear empleo y un programa de ayuda al campesino para elevar la producción agrícola.

"Todo esto es parte de la estrategia del Gobierno para incrementar la popularidad (de Chávez), impulsando el crecimiento económico de cara a las elecciones presidenciales del 2012", dijo un reporte de la consultora Eurasia Group.

Nuevas emisiones

Con la norma aprobada este jueves, Venezuela estaría lista para colocar deuda por, según cálculos privados, entre US$3.000 y US$4.000 millones en la segunda mitad del 2011, mientras que la estatal PDVSA saldría al mercado con otra operación tras endeudarse por US$6.150 millones el año pasado.

"Es un endeudamiento responsable", dijo el vicepresidente Elías Jaua.

"No cualquiera se puede endeudar. Venezuela puede tener emisiones de esta magnitud porque hay una confianza en los mercados de valores y de bonos; en la solidez de nuestra economía", agregó.

La economía de Venezuela, miembro de la OPEP, salió de una recesión en la que estuvo sumida por 18 meses y en el primer trimestre del 2011 creció un 4,5% interanual.

Recientemente, el Gobierno duplicó la meta de crecimiento para este año al 4%. Analistas estiman que esta expansión sería consecuencia fundamentalmente de la escalada del precio del barril de petróleo, que ya supera los US$100.

La deuda pública venezolana sumaría unos US$110.000 millones, incluyendo a PDVSA, las empresas básicas y varios préstamos con China.