Caracas. El 80% de las necesidades fundamentales de la economía venezolana estarán cubiertas a partir de la tasa preferencial del dólar a 6,30 bolívares, aseguró la noche de este miércoles el vicepresidente para el Area Económica, Rafael Ramírez.

Durante su intervención en el programa Contragolpe que transmite la estatal Venezolana de Televisión, Ramírez detalló que para hacer efectivo este planteamiento, el gobierno bolivariano cuenta con más de US$42.000 millones.

Dentro de los sectores que contarán con esta tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar se encuentran la agricultura y todas las inversiones que requiera como es el caso de insumos, materia prima, maquinarias, etc; además la educación, la salud, el desarrollo industrial y el tecnológico, indicó el dirigente.

Con esta decisión, continuarán beneficiándose también los estudiantes, casos especiales, jubilaciones y pensiones, gastos consulares y diplomáticos.

Asimismo el vicepresidente venezolano expresó que las medidas adoptadas por el Ejecutivo en materia cambiaria dan continuidad a la política ideada por el fallecido Comandante Hugo Chávez, cuya base es invertir la renta petrolera en lo social, en la producción y en la industrialización del país y tienen como objetivo "estimular otra actitud en la población", pues recalcó que parte de las distorsiones económicas tienen que ver con "un tema de conciencia".

En este sentido, criticó la conducta de algunos sectores de la derecha que están distorsionando el mercado cambiario para empujar la inflación, la especulación con productos importados a tasa preferencial y luego vendidos con márgenes de ganancia de entre 200 y 1.200% y el desabastecimiento, con el propósito de crear una sensación de caos en el país.

El vicepresidente explicó a su vez cómo mediante la figura de importación algunas empresas han defraudado al Estado, mediante el registro de sucursales en terceros países, "hacen una adquisición en el país de origen, se lo facturan a su propia sucursal, ahí le ponen un sobreprecio o no traen el producto, se quedan con los dólares afuera, los triangulan y después obtienen camiones de bolívares acá. Esa es una dinámica que nosotros vamos a atacar", insistió.

Al respecto, destacó la importancia del presupuesto de divisas 2014 elaborado por el Ejecutivo, "una nueva manera de proteger a nuestro pueblo de ese ataque a nuestra moneda y para establecer una racionalización de cómo usamos nuestras divisas preferenciales", sentenció Ramírez.

El también ministro de Petróleo y Minería de Venezuela afirmó que una vez neutralizada la fuga de divisas se potenciará la economía nacional y será direccionada "en función de los objetivos planteados en el Plan de la Patria y estará a disposición de los 11 motores productivos de la economía del país".

Entre éstos últimos figuran: petróleo, petroquímica, construcción, industria, agropecuario, agroindustrial, manufactura, turismo, textil, minería y comunicación.

Previo a esta entrevista televisiva, el vicepresidente realizó una rueda de prensa donde anunció que el país se regirá por un nuevo modelo cambiario, basado en un sistema de bandas más flexible que el actual donde se toma en cuenta los precios máximos y mínimos de las divisas.

De lo que se trata, afirmó Ramírez, no es de una devaluación como han manipulado los medios de la derecha, sino de una serie de decisiones que apuntan a obtener los equilibrios necesarios en la construcción del nuevo orden económico del país suramericano.

Algunas de las medidas divulgadas fueron que el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) se fortalecerá y ofertará semanalmente 220 millones de dólares a través de sus subastas, donde entrarán no solo los empresarios de los sectores no priorizados por el Estado sino también las personas naturales que deseen viajar al exterior, enviar remesas a sus familiares y las aerolíneas.