El gobierno necesita reducir el consumo en el país y lo está haciendo, a través del freno parcial a las importaciones, el establecimiento de mecanismos para que se hagan compras al exterior con dólares a precio más alto y controlando el gasto de las misiones.

Así lo señaló el analista económico Ramiro Molina, en el evento “Perspectivas 2014”, llevado a cabo ayer por la Cámara de Comercio Venezolano-Argentina, en el Hotel Meliá de Caracas.

A su juicio, las distorsiones de los precios en el mercado y el “descarrilamiento” de inventarios se superará efectuando ajustes económicos, y esto pasa, en gran parte, por estabilizar el consumo poblacional, a lo que estaría abocado el Gobierno.