El criterio dominante en la Ley Orgánica del Trabajo (LOT) anterior era que ningún aporte a la caja de ahorro era considerado como salario.

Sin embargo, en la nueva normativa legal, promulgada por el presidente Hugo Chávez, el pasado 30 de abril, se omite su mención en el artículo 105 referido a los beneficios sociales no remunerativos, lo que ha generado diversas interpretaciones.

Para Miguel Pérez Abab, presidente de Fedeindustria y miembro de la Comisión Presidencial que redactó el instrumento legal, los aportes del patrón a la caja de ahorro son beneficios sociales.

"No forman parte del salario de los trabajadores y trabajadoras, sino que forman parte de lo que es el salario social. Son los beneficios sociales que no son imputados a ninguno de los cálculos a los que se refiere la ley en términos de bono vacacional, utilidades y prestaciones sociales", expresó al aclarar que "la caja de ahorro no fue discutida como para imputarse al salario. No estuvo planteado de esa manera", agregó.

Por su parte, María Bernardoni de Govea, ex ministra del Trabajo y profesora en Derecho Laboral, recordó que la reforma a la LOT (1997) tuvo como característica principal la recomposición del salario.

"La ley de 1990 excluía del salario el aporte del patrono a la caja de. En la reforma de 1997 se dijo que los que ya estaban firmados en las convenciones colectivas se quedaban fuera del salario; eso fue una disposición transitoria y lo que se suscribiera después debía ser considerado como salario. Esa fue una interpretación, pero la que se difundió y se generalizó fue que en ningún caso los aportes del patrono a la caja de ahorro formaban parte del salario".

Pérez Abad destacó que la caja de ahorro es un beneficio social de los trabajadores. Ante las interpretaciones jurídicas que se han producido en torno a la nueva normativa, señaló que, mientras se crea el Órgano Superior del Trabajo y se publica el Reglamento, la autoridad rectora de la LOT es el Ministerio del Trabajo.

Para la académica la omisión de la figura de la caja de ahorro en la nueva ley invita a regirse por el concepto de salario del artículo 104 que establece que "todo provecho o ventaja que recibe el trabajador de su patrono es salario". 

Interpretación contraria es la que tiene Jorge Botti, presidente de Fedecámaras, sobre ese tema. "La caja de ahorro es un aporte que está fuera del salario, porque hay un aporte del trabajador y de la empresa. Si esto ahora es contrario, estamos ante un costo adicional", dijo al opinar que esta ley desestimula a los empresarios que atienden mejor la remuneración y desarrollo profesional de sus empleados.

Carlos Fernández, presidente de Consecomercio, señaló que el tema de la caja de ahorro tiene poca incidencia en su sector porque la mayoría de los empleadores son microempresas.